martes, 10 de junio de 2014

El Ríu la H.ermosa y la Riega H.unfría, dos nuevos barrancos en Onís

Hace unas semanas, y en compañía de Ignacio Márquez y familia, guardas del refugio de Vega d'Ariu (lugar
R1 del Ríu la H.ermosa
magnífico y donde el trato es excelente) nos pareció vislumbrar desde la pista de Demués a Soñín (conceyu de Onís) lo que podía ser un barranco interesante desde el punto de vista deportivo. Nos sorprendió, la verdad, ya que no sabíamos de ningún barranco por esta zona. Quedamos en que habría que echarle una ojeada...

Pero lo que son las cosas, finalmente le eché una ojeada antes de lo que pensaba y no con Ignacio, sino con Julio Montes, en una actividad que surgió
R2 del Ríu la H.ermosa
prácticamente sin planear. El 2 de junio, cargados con bastante material para equipar a naturales y suficientes pitones, pero con más bien pocas chapas, nos dirigimos al Ríu la H.ermosa (cabecera del Tabardín, que es afluente del Güeña). Dejamos un coche en el puente sobre el Tabardín, entre Demués y Gamonéu, y el otro coche en la pista de Soñín, cerca de las cabañas de Sirviellu, desde donde comenzamos a andar. El acceso es por un camino que sale bajo estas cabañas y que en veinte minutos nos dejó en el cauce de la H.ermosa, en un vado característico.
Cabecera del R4
El barranco en sí resultó ser una garganta boscosa más o menos abierta, con dos tramos de interés deportivo. Uno justo al comienzo, con tres pequeños rápeles, algún resalte y algún tobogán. Y otro justo al final, realmente el tramo más interesante, que suma otros cuatro rápeles (máximo veintipocos metros) y toboganes y resaltes. Entre ambos un largo trecho de unos 700 metros prácticamente sin alicientes (resaltes y pequeños toboganes) donde es más que aconsejable ir progresando por los márgenes para evitar resbalones. De todos
R4 del Ríu la H.ermosa
modos en conjunto la actividad es entretenida y no desmerece, aunque eso sí, que nadie espere encontrarse con un cañón espectacular y encajado.
Finalmente hicimos todos los rápeles a árboles (quedaron equipados con cintas y cordinos, y anillas y maillones; a ver lo que duran...), y el descenso nos llevó unas tres horas. Salimos por la izquierda a la altura de unas buenas fincas (la H.ermosa d'Arriba y la H.ermosa d'Abaxu, que dan nombre al río), y desde aquí por camino bueno y evidente hasta la carretera a la altura del
Tras el R6 en la H.ermosa
segundo coche, al que llegamos en unos veinticinco minutos.
La verdad es que salimos contentos de la actividad, que nos sorprendió gratamente. Y contentos también por ser, al parecer, los primeros en descender por el cauce de esta garganta (aunque dadas las características es difícil aseverarlo). Un kilómetro y cuarto de longitud y 200 m de desnivel.
Desde el punto de vista geológico el barranco se excava en un paquete de materiales estefanienses (carbonífero superior) con presencia de conglomerados calcáreos, areniscas y pizarras. Los tramos interesantes se excavan en el calcáreo y las areniscas; los tramos pizarrosos sólo llegan a formar toboganes y algún pequeño resalte. Mencionar que la roca es endiabladamente resbaladiza, y que este descenso lleva agua todo el año.

El Piponón, cascada final de la Garganta del Ríu la H.ermosa
Dos días después volvimos por la zona Victoria Álvarez y yo, con idea de buscar una salida al barranco que permitiera hacer el descenso con un sólo coche, y mirar si más abajo de donde Julio y yo lo habíamos
Panorámicas del valle del
Tabardín en la aproximación 
dejado el cauce tenía algún interés. Estuvimos mirando distintas veredas por la ladera a lo largo de la tarde. Por un lado encontramos un camino bueno para salir y efectuar el descenso con un sólo coche: desde el final del barranco, por la derecha y justo después de un importante afluente (la Riega H.unfría de la que hablaremos a continuación), una trocha evidente nos lleva a la pista de Demués a Soñín en veinticinco minutos. Por otro lado comprobamos que más allá de donde lo habíamos dejado en la anterior ocasión el río no tiene interés deportivo. Y, por último, descubrimos otra riega, afluente del ríu la H.ermosa, que parecía formar un pequeño barranquito con agua y alguna cascada. Decidimos que había que volver para bajarlo, a ver si aquella riega daba algo.

Y así, al día siguiente, 5 de junio, regresamos Victoria y el menda a bajar este nuevo barranquito, la Riega H.unfría, con poco material y además, como se verá, con poca cuerda. Dejamos el coche nuevamente en la pista de Soñín, poco antes del cruce para el Cabañayu, y en cinco minutos accedimos a la cabecera del barranquito por un sendero debajo de las cabañas de Cacavieya, muy evidente.
R3 de la Riega H.unfría
El barranco, formado en pizarras muy deleznables, tiene algunos toboganes, resaltes y dos cascadas vistosas que forman cada una un modesto circo. El acceso a la cabecera de ambas cascadas es por toboganes resbaladizos que nos obligan a montar rápel-pasamanos de acceso, por lo que finalmente salen 5 rápeles (el mayor de veintipocos metros). 250 m de longitud y 70 m de desnivel.
R5 de la Riega H.unfría
Hicimos el barranco, equipando y con calma, en una hora. Pero en el último rápel la cuerda no nos llegaba en doble, así que tuvimos que instalar en fijo, volvimos al coche a por otra cuerda, y repetimos otra vez el barranco para recuperar la primera cuerda. Este segunda vez, a piñón, bajamos el barranco en media hora. La instalación quedó de bien a regular: árboles, algún spit y algún pitón. La salida se efectúa a la derecha a la altura de una pequeña pontiga, donde el barranco se abre, conectando de inmediato con el camino de regreso que encontramos el día anterior para la H.ermosa. En veinte minutos de subida estamos en el coche.
Nuevamente advertimos: que nadie se espere un gran barranco, este es más bien para coleccionistas. Aunque cogiéndolo con agua suficiente tiene que ganar enteros, en verano seguramente se seque por completo, condiciones en las que en mi opinión no tiene ningún interés. En todo caso, el barranco de H.unfría por sí sólo no merece el viaje; a combinar sin dudar con el Ríu la H.ermosa.

R2 de la Riega H.unfría
Y como no hay dos sin tres, el domingo día 7 de junio volvimos a la H.ermosa el grupo formado por Saúl González, Zaida y Victoria Álvarez, y quien suscribe (escariegos los tres últimos), día al que corresponden las fotos de la H.ermosa en este post. Realizando la actividad con un sólo coche, y ya con el barranco equipado, estos son los tiempos que empleamos: aproximación: 25 minutos; descenso: 2 horas y cuarto; regreso: 25 minutos.

Mencionar que los dos barrancos presentan escapes, siempre a la derecha en ambos casos. Y que, como siempre que se divulgan nuevas actividades, esperamos que la gente sea consecuente y respete tanto el entorno como el estilo de instalación de los aperturistas: ni todos los rápeles van por el agua, ni hay ninguna necesidad de que así sea.
¡Ah, por cierto...! La pista de Demués a Soñín es de exclusivo uso ganadero y está prohibido el transito al resto de vehículos.

Saludos soterraños y buenos descensos.

3 comentarios:

Ernesto Antelo dijo...

Gracias por el esfuerzo en la exploracion y dibulgacion de estos rincones desconocidos. No tardare mucho en ir a conocerlo.
Un saludo.

Pablo Solares Villar dijo...

De nada, Ernesto, y gracias por dejar tu comentario por aquí! Con un poco de suerte todavía saldrá algún barranco más por esta zona, algo tenemos "bicheado". Si finalmente la cosa cuaja informaremos en este blog. Saludos

Ernesto Antelo dijo...

Tais fechos unos fieras.