lunes, 4 de julio de 2022

Invierno de exploraciones bajo La Llera

¡Aḥayádevos, cueveros!

Ya hacía tiempo que no actualizábamos el blog, y no porque no se realice actividad en el club, que no ha sido poca. Así que vamos a ponernos las pilas y dar un repaso a las exploraciones desde el punto donde lo habíamos dejado en el último post, al concluir 2021. Como ya está empezando a ser costumbre, en esta entrada repasaremos las exploraciones a lo largo de toda la estación, el invierno en este caso. Y este invierno, la labor de exploración del club se ha desarrollado en exclusiva en el karst de La Llera. Ahí va el resumen de lo realizado, que aún siendo resumen es bastante prolijo:

13 de enero:

Salida a la Cueva'l Furtivu por parte de Julio, Nidia, Gonzalo y el menda. El objetivo era completar la escalada de la Sala Fear of the Dark y abordar la desobstrucción pendiente en el extremo nororiental de la cueva, y con suerte terminar la cueva y la topo.
En primer lugar atacamos la escalada, que se curró Gonzalo. La ventana en el techo de la sala continuaba en galería, y Gonza tuvo la deferencia de esperarnos para explorarla, la Galería del Permatrago. Lo malo, que sólo eran unos 25 m de galería, aunque bonita y adornada; lo bueno, que si los datos de topo son correctos estamos a centímetros de conectar con la Galería per ónde entrasti de Cueva Tapada. El conducto por uno y otro lado cierra por concreccionamiento de pequeñas columnas y colada. Se recuperó el material personal que había en esta línea de cuerda y se sustituyó por material de club.
Después fuimos hasta la desobstrucción. Esta vez había bastante aire, muy evidente. Se nos rompió el mango de la maza, podrido de tanta cueva, y el taladro trabajó lo suyo, pero no completamos el trabajo. Tiene buena pinta. Soplar, sopla.
Cincuenta metros más de topo, y un día entretenido.


14 enero:

Tras alguna baja de última hora, sólo Clara y quien escribe estas líneas participaríamos en esta salida a la LL-11. Como Clara está comenzando con la cuerda (llevaba material prestado de Nidia; Danke!), primeramente estuvimos practicando algunas maniobras en la torca de la boca, en exterior, y ya después, pa dientro... 
Fuimos derechitos al Segundo Balcón sobre el río, en el -para nosotros- extremo aguas abajo, nuestra particular punta de exploración. Equipamos cuerda para bajar al río, y al poco hubo que efectuar una trepada (delicada, pusimos también cuerda) para alcanzar un nivel superior del otro lado del río. Se trata de una galería amplia, que aquí y allá se desfonda sobre el nivel activo. Hay un pasamanos viejo instalado en el tramo más delicado. Y poco más allá alcanzamos el punto de conexión con Torca las Matas (el ya famoso entre nosotros Paso de los Anchotes). Exploramos también la galería principal, que continua más allá de la conexión.
Topografiamos el tramo de unión entre la punta de topo de LL-11/Ḥoulagua y la punta de topo de Las Matas, así como el eje principal de la galería superior mencionada. En total otros 115 m o así. Y por fin ambas poligonales empatadas. Y quedan más cosas por esta parte de la cueva, pero ya se hace obligatorio neopreno y echarse a nadar....
Salimos desequipando y sin novedad.


27 de enero:

Salida a Cueva Tapada por parte de Nidia, Julio, Gonzalo y quien suscribe. Tras el descubrimiento de la Galería del Permatrago en la Cueva'l Furtivu, estos cuatro decidimos ir al extremo de la Galería per ónde entrasti de Tapada y comenzar la desobstrucción. Con fé ciega en los datos topográficos y quizás un poco a lo loco -la empresa bien hubiera merecido un anuncio a lo Shackleton en el whatsapp del club- estuvimos unas horas dándole duro a la labor que, a fuer de ser sinceros, tampoco es que haya avanzado significativamente.


28 de enero:

Nueva salida a La Llera por parte de los Pablos (Vera y Solares). 
Primeramente fuimos hasta la Cueva LLR-06, que habíamos explorado en 2017 Julio, Nidia, Victoria y el menda, pero que no habíamos topografiado. Me daba que podía estar relacionada con el final de la galería de Torca las Matas que habíamos topografiado Nidia y yo en diciembre. Pues bien, esta vez sí topografiamos la LLR-06 (27 m, -11 m), que hoy tenía bastante corriente de aire. Una vez pasados los datos de topo al programa es evidente que sí está relacionada con la galería de las Matas que mencionaba antes, se encuentran perfectamente alineadas y a cota, pero está más lejos de lo esperado (25-30 m). Corriente de aire hay, pero... Recuerda a lo que nos pasó en su día en la Cueva l'Arite.
Terminada aquí la faena nos fuimos a la Cueva'l Furtivu, y directos a la Galería del Permatrago, donde queríamos revisar las características de la obstrucción final, que efectivamente son semejantes a las del lado de Tapada donde estuvimos el día anterior. Después de eso tiramos algunas fotos y recorrimos los ejes principales de la cueva, que Pablo Vera no conocía.




5 de febrero:

Nueva salida a La Llera, a la LL-11 en esta ocasión, con participación de Nidia, Julio y los Pablos. Pretendíamos ir hasta la punta aguas abajo, e ir rematando de camino algunas incógnitas. Pero al final cogimos lo de las incógnitas dajechu y ni siquiera llegamos al río... 
Los primeros "recados" no dieron nada de sí. Pero después en una trepada-escalada nos liamos. Arriba una corta galería, seguida de pasajes gaterosos (sin pisar, tramo bautizado como Pasaje Zombi) con buena corriente de aire, que finalmente comunicaron con una ventana en la sala de la entrada de la LL-11. En total otro centenar de metros de topo. En el punto más alto de lo nuevo (cota +1 m respecto a la boca de la LL-11) debíamos estar ya casi en la calle: cobertura móvil, corriente de aire y hasta algún plástico. Debió ser una antigua boca en gatera, pero el paso está obstruido por un tapón de tierra y dada la cercanía a la LL-11 no tiene mayor interés tratar de restituirlo.


8 de febrero:

Este día el menda se acercó hasta La Llera con intención de tomar las coordenadas gps de algún furaco que nos faltaba, y de comprobar algunas otras coordenadas que no acababan de cuadrar. El caso es que me lie a prospectar y al final eché el día. Aparte de tomar las coordenadas que quería, y de levantar algún jabalí del encame, localicé algunos furacos nuevos. Ninguno con muy buena pinta la verdad, pero uno interesante por su ubicación, justo encima del Furtivu. Además di con la Cueva LL-10, una de las pocas que nos faltaban por ubicar de las exploradas en 1987 por la S.E. Hades, que además se sitúa muy próxima al final de la Galería Escrotal de la Cueva de Ḥouporqueru.


9 de febrero:

De nuevo los Pablos al ataque. Entramos por la LL-11 y nos fuimos directos a nuestra punta aguas abajo, hasta donde habíamos llegado Clara y el menda unas semanas atrás. La idea era dejar la cueva equipada hasta la estrechez de conexión con Torca las Matas. Retocamos algo la instalación de bajada al río, montamos una instalación decente para subir a la galería del otro lado, y prolongamos el pasamanos que ya existía. Ya en punta exploramos y topografiamos otro centenar de metros. Constatamos que además por este extremo del río hay tomate, pero más bien para meterse con neopreno. Varias poligonales cerradas con errores mínimos, y desarrollo de la topo en 3231 m.
Y todavía nos dio tiempo para tirar alguna foto.



10 de febrero:

Este día realizamos una actividad a la que un servidor le tenía ganas desde hace años. Quizás por ello la detallaré más que de costumbre. Pretendíamos realizar la travesía de Torca las Matas a la Cueva de Ḥoulagua, y para la ocasión nos juntamos Clara, Julio y el menda.
Para empezar bien la jornada quien os escribe estas líneas olvidó el casco en casa, se preveía retraso...
A las 12:30 h (!) entramos por Las Matas. Después recorrido por la Galería Oriental, destrepe de pozo estrecho, sucesivas arrastraderas por la Galería Inferior hasta cruzar el paso de la Conexión del 97 y llegar al segundo pozo. 13:50 h. Paramos a comer en la base de este segundo pozo, y después de media hora continuamos. Poco más allá alcanzamos el Paso de los Anchotes, que ya detuvo con anterioridad a intrépidos escariegos. Prueba Julio y nanay, no pasa. Entraba dentro de lo probable y en la saca llevamos maza y cincel. Mientras el picador trabaja, Clara y el menda nos vamos a topografiar el dédalo de pequeñas galerías bajo el segundo pozo. Terminamos y Julio sigue picando. Pasamos nosotros la estrechez y Julio lo intenta de nuevo. No entraré en detalles, pero aunque logró pasar fue un parto difícil. Son las 16:00 h. y por fin en las galerías de Ḥoulagua. Ya escuchamos el rumor de las aguas del Calabres. Les muestro a los demás lo que los Pablos exploramos el día anterior, hasta el extremo aguas abajo. Y a las 16:35 h reiniciamos el curso de la travesía: pasamanos, cuerda para bajar el río, cuerda para salir de él y ya estamos sobre el Segundo Balcón. Y desde aquí ya por las galerías amplias y cómodas de Ḥoulagua hasta llegar a la conexión con la LL-11 y poco más tarde al Pasu la Madriguera. Casi las 17:00 h, y en la Madriguera Julio que tampoco pasa. Cruzamos la Madriguera Clara y el menda, para ir montando un pasamanos recuperable de acceso a la cabecera del siguiente rápel, que era otro de los objetivos del día. Julio queda dándole a la maza. Al final el pasamanos lo montamos a un natural; Clara, que ejercía de becaria, acarretó el taladro por toda la cueva para nada. Julio sigue picando y nosotros decidimos revisar y topografiar una sala que sabíamos que existía por encima del pasamanos, la Sala Acuario. Terminamos de topografiar al tiempo que Julio salía por la estrechez.
Pocete para abajo, recuperar cuerda, quitar definitivamente los arneses y, después, los varios destrepes y trepes hasta llegar a la sala de la LL-29. Y ya desde aquí por la galería principal, todo caminando y cómodo hasta salir al exterior a las 19:05 h por la boca de Ḥoulagua.
Una jornada de las buenas. ¡Travesura realizada!


13 de febrero:

Nueva salida al Sistema Ḥoulagua, protagonizada en esta ocasión por Capitán, Pablo Vera, Carla y Cristina, compañera esta última del G.E. Niphargus. El objetivo era tratar de acomodar el Paso de los Anchotes, conexión con Torca las Matas, que se había demostrado insuperable o muy difícil de superar para varios compañeros. Se entró por la LL-11, pues aún siendo más largo el recorrido que por las Matas es sin duda mucho más cómodo para trasladarse con equipo. Conseguido el objetivo principal de la salida se desplazaron después hasta el Pasu la Madriguera, estrechez en la que también trabajarían para acomodar el díficil paso. Tras dura labor, con los objetivos cumplidos con creces, emprenden el regreso.



18 de febrero:

Nueva salida de topografía al sistema que nos venía ocupando en las últimas jornadas, por parte de Nidia, Julio y el menda, y entrando en esta ocasión por la Cueva de Ḥoulagua. Estuvimos revisando y topografiando diversos ramales en la Galería Principal (Galería Vieja) donde incluso salió alguna cosa nueva. Después continuamos en el pequeño laberinto de galerías que hay por debajo de la sala de la LL-29. Se entró tarde (hasta para los cánones del Escar) y fuimos muy tranquis, pero se sumaron 300 m nuevos a la revisión topográfica de la red, que queda en 3645 m de desarrollo.


23 de febrero:

Nidia, Julio y servidor volvemos otra vez a La Llera. Revisamos la Cueva LL-10, explorada por la S.E. Hades en 1987, y la retopografiamos: 37 m, -10 m. Una cueva modesta, pero interesante. Miramos después otro furaco que teníamos marcado pero que no dio nada. Y retopografiamos también el Torcu LLR-03, que lo hecho el año pasado se había traspapelado. Otra calcetín para la colección: 11 m de desarrollo, con -6 m.
Después nos dirigimos a Torca las Matas, donde fuimos mirando y quitando incógnitas en la Galería Oriental, sumando otro centenar de metros a la topo. 
Jornada variada y entretenida.




25 de febrero:

Nueva salida de los Pablos (Vera y Solares) a la red que nos viene ocupando. Entramos por la LL-11, y fuimos quitando algún ramalillo pendiente. El único de entidad es una chimenea (a la derecha, casi al final de la galería de la LL-11), que por la topo del CADE sabíamos que daba a un piso superior y desde este unos pozos comunicaban con una sala que ya conocíamos al inicio de la Galería Nueva. Subió el menda en libre-oposición, monté línea de cuerda, revisamos, topografiamos y bajamos uno de los pozos de la sala (eran tres) para cerrar la poligonal. Regresamos por la misma vía recuperando el material. Después nos fuimos hasta la parte final del río. Repetimos una tirada que sabíamos era errónea, y descubrimos una vía alternativa para subir a la galería de arriba sin usar la cuerda, vía bastante arrastradilla, eso sí. Esta otra vía nos permitió acceder al río en una zona intermedia entre tramos ya conocidos y topografiar algunos pasajes. Poco más de cinco horas pero intensas. La topo queda en 3885 m.


27 de febrero:

En esta ocasión nos juntamos un grupo más numeroso de lo habitual para ir a la LL-11: por parte del Escar, además de quien reseña la salida, Julio, Nidia, Clara y José Carlos, y acompañando a estos últimos, Fran y Adaia. Quitamos alguna incógnita de la Galería Principal de la LL-11, completando un piso superior que existe a mitad de esa galería por la derecha, y Julio y Nidia comenzaron por la misma zona, pero a la izquierda, una desobstrucción que tiene muy buena pinta. Después nos fuimos a zonas más interiores de la red y logramos acceder a un tramo del río que desconocíamos, aguas abajo de la zona de sifones estáticos y aguas arriba del tramo final del río. Habrá que regresar con neopreno: tiene buena pinta, pero hay que echarse al agua. Alguna otra incógnita quitamos también por esta zona.
Por último nos fuimos hasta el Segundo Balcón, sobre el tramo final del río, donde algun@ hizo una pequeña práctica de vertical. Recorrimos alguna otra galería para quienes no conocían la cueva, y para fuera. Jornada completita. La topo rondando los 4 km, para ser exactos 3993 m, capicúa.


5 de marzo:

En esta ocasión Pablo Vera, Ernesto Antelo, y Marco pretendían realizar la travesía de las Matas a Ḥoulagua, pero ante la meteorología adversa de los días previos y la importante crecida del río Calabres se hace necesario cambiar de planes, optando finalmente por la Cueva'l Furtivu. Además de recorrer las diversas galerías de la cueva, que sólo Pablo conocía previamente, el objetivo de la jornada era enfrentarse a la estrechez del extremo nororiental de la cueva, con la que ya se habían peleado previamente otros escariegos. En esta ocasión también soplaba. Aunque se avanzó en el trabajo, tampoco en esta ocasión se pudo completar.


7 de marzo:

Clara y el menda regresamos a La Llera, en concreto a la Cueva'l Furtivu. Como Clara no conocía la cueva primero la recorrimos en sus ejes principales: por un lado fuimos hasta la Topuneladora, que soplaba bastante. A punto estuvimos de cruzar al Ḥuraquín... Luego visitamos el otro ramal, hasta la Sala del Cabritín y la Sorpresala, donde hoy no soplaba. Y finalmente nos fuimos a continuar con la desobstrucción, que era el objetivo. No conseguimos acabar la labor, pero falta menos y ya se ve claro que del otro lado hay continuidad. Si mucha o poca, el tiempo dirá. Este día había corriente de aire, pero no demasiada, bastante menos que en la Topuneladora. Salimos de allí rebozaos cual croquetas, forma original de celebrar el cumpleaños para quien escribe estas líneas.


9 de marzo:

En esta ocasión nos fuimos a la LL-11 Clara, Nidia, Julio y el menda. Atacamos la estrechez encima de una trepada que empezaron a trabajar Julio y Nidia diez días atrás. Primero lograron pasar Nidia y Clara, yo tardé un poco más, y finalmente ampliamos y pasó también Julio. Arriba un conducto modesto que cruza la autovía por debajo, la Galería 4k (aunque lo de "galería" es ser generosos); unos 50 m de topo y la punta en una estrechez detrás de la cual se vislumbra continuidad. Después nos fuimos a la zona de conexión entre la LL-11Ḥoulagua, donde se revisó y topografió una maraña de pequeños conductos que comunican por varios sitios, a través de pocetes y resaltes, con lugares ya conocidos del nivel inferior (la Galería Nueva). A pesar de lo complejo y estrecho de esta zona todas las poligonales cerraron bien. Alguna otra incógnita quitamos por aquí y por allá. En fin, otra buena jornada.

 

Y con esto cierro este largo post. 

Ha sido mucho también lo explorado en la primavera, pero eso ya quedará para otra próxima entrada.

Las fotos que ilustran esta crónica son todas de Pablo Solares, autor del texto, salvo las de los días 13 de febrero y 5 de marzo, de Pablo Vera.

¡Saludos soterraños!



sábado, 12 de febrero de 2022

Otra crónica telegráfica: exploraciones otoñales.

¡Aḥayádevos, cueveros!

Tras haber repasado en dos entradas anteriores las actividades desarrolladas durante el invierno, y durante la primavera y el verano de 2021, en esta tercera entrega telegráfica desgranaré las actividades de exploración realizadas por el Escar durante el otoño, completando así la crónica del año pasado. Ha habido también salidas deportivas de espeleo y de cañones en estos meses, pero como de costumbre me centraré sólo en las labores de exploración y topografía en nuestras zonas de trabajo:

2 de noviembre: Después de mes y medio sin realizar actividad, este día volvemos a La Llera el grupo formado por Marco, Clara y quien firma este post; al Sistema Pradón-Ḥonfría-Arite en concreto. Como Clara y Marco no conocían la cavidad hicimos travesía, entrando por la "madriguera de conejo" y saliendo por Ḥonfría. Topografiamos lo que faltaba en la Galería Doa y bajo el caos de bloques de la Sala la Columna, así como un ramal pendiente en la Galería Arcillosa Principal; también desmontamos y retiramos lo que quedaba del vivac. El desarrollo de la red queda en 7621 m.



7 de noviembre: Carla y Capitán acuden hasta la zona de Llabres para explorar una torca o desfonde que se había formado recientemente y de la que le habían hablado a Carla. Evolución kárstica en vivo. Aunque inicialmente tenía buena pinta, lo cierto es que no dio gran cosa: el pozo que se había formado conducía a una fisura impenetrable.


9 de noviembre: Este día realizamos una salida a Torca las Matas un grupo relativamente numeroso: Pablo Vera, Marco, Julio, Nidia, y el otro Pablo, o sea, el menda. Se continúa con las labores de revisión y topografía de la galería inferior, y por fin este día damos con el paso de comunicación hacia Ḥoulagua, donde se consiguió la unión de ambas cavidades en julio de 1997. Inicialmente sólo logramos pasar la estrechez Nidia y servidor, que continuamos con la topografía del otro lado mientras el resto del equipo trata de ampliar el paso. Superado el paso del 97 la galería continúa con dimensiones más amplias, con un pozo al poco instalado con cuerda viejuna por donde suponemos que está la conexión con las galerías activas de Ḥoulagua. Topografiamos el eje principal de estas galerías, pero no descendimos el pozo ya que teníamos los arneses en el pozo de entrada.




18 de noviembre: Salida de Pablo Vera, Marco, y servidor a Torca las Matas. Mientras que servidor se cuela por la estrechez e instala el pozo de después, los paisanos talla paisano tienen que gestionar el paso un buen rato hasta lograr colarse. Bajado el pozo rampa encontramos galerías de pequeña sección y gateras, que estuvimos explorando. Siguiendo el aire dimos con el paso que conecta con las galerías activas de Ḥoulagua, pero -oh, sorpresa- otra estrechez, por la que el menda pasó sin problema pero los paisanos talla paisano no fueron quienes a pasar. La estrechez ya estaba picada de hace tiempo, pero habría que trabajar más para dejar el paso expedito. Poco más allá del otro lado, como dije, se conecta con la galería del río de Ḥoulagua. Tras las estrecheces apareces en una terraza o repisa colgada sobre el cauce, con un largo pasamanos instalado con cuerda vieja. Y hasta ahí llegué... Se topografió desde la cabecera del pozo hasta la segunda estrechez. No suma muchos metros, pero cada vez tenemos más próximas las puntas de topo de ambas cuevas.





4 de diciembre: Regreso a Torca las Matas, en esta ocasión por parte de Capitán y Pepe, con idea de trabajar en las estrecheces de conexión con Ḥoulagua. Intensa jornada tras la que se completa el trabajo en la primera estrechez, o así parece.

8 de diciembre: Salida en solitario de Capitán a Torca las Matas con idea de continuar el trabajo. Sin embargo decide dar la vuelta antes de llegar a la estrechez; mucho material y peso para una sola persona. Habrá que buscar otra ocasión más propicia.

12 de diciembre: Como no hay dos sin tres, Capitán regresa a Torca las Matas, en esta ocasión junto a Carla. La idea era avanzar hasta la segunda estrechez y trabajar en ella. Sin embargo tras la primera estrechez la cueva no coincide con la descripción. Tras buscar y revisar, salen de la cueva suponiendo que ha habido un malentendido, y que no están en el lugar correcto, como a la postre resultaría ser.

18 de diciembre: Salida de los Pablos -Vera y Solares- a la Cueva'l Ḥuraquín. La incógnita era una ventana casi en el techo de la Sala de las Raíces. La habíamos visto Julia y el menda en la primavera, pero íbamos sin material o sin batería en el taladro o algo... Hoy montamos una especie de trepada + pasamanos por una vira sobre una colada, fácil; y ya instalando el pasamanos era evidente que aquello no estaba pisado. Llegamos a la especie de ventana y la cosa tira. Galerías de dimensiones modestas, pero cómodas, con alguna estrechez. Alguna zona blanca y con excéntricas; todo virgen, sin pisar. Topografiamos toda esta parte, unos 150 m. En el punto más bajo de esta zona hay un pozo de unos 6 m, y parecía que abajo más galerías. Pero no teníamos más cuerdas. Así que volvemos para atrás, desmontamos el pasamanos en ascenso, y equipamos el pozo. Abajo otra galería con diversos divertículos y también sin pisar; en principio todo cierra. Serán otros 100 m, pero aquí ya no topografiamos y decidimos dar fin a la jornada. Desinstalamos el pozo para instalar nuevamente el pasamanos de marras, y salimos. La topo del Sistema Furtivu-Ḥuraquín supera ya 1,9 km, y las nuevas galerías se dirigen hacia la Galería Sangrienta del Furtivu.



Ya finalizado el otoño, pero aún en 2021, realizaríamos otro par de actividades para cerrar el año:

28 de diciembre: Salida de Pablo Vera y el menda a la Cueva'l Ḥuraquín. Completamos la exploración y topografía de lo descubierto el otro día (Sector Ómicron, queda bautizado), y desinstalamos aquella parte al salir. Después miramos otra incógnita que también tira y que ya estaba explorada y pisada, pero que no conocíamos: no lo miramos todo y sólo topografiamos un poco. Estas nuevas galerías parecen ir hacia el oeste, en dirección a la LL-11. En total unos 180 m de topo.



30 de diciembre: Última salida del año. En esta ocasión Julio, Nidia, Gonzalo y quien escribe a la Cueva'l Ḥuraquín. Se revisaron todas las incógnitas que quedaban y se topografió todo lo que faltaba (unos 180 m). De esta parte de la red ya no queda nada, como no sea abordar alguna desobstrucción poco prometedora, por lo que podemos dar la cueva por prácticamente terminada. El Sistema Ḥuraquín-Furtivu queda con 2.280 m de desarrollo y un desnivel de -39 m, superando con creces a otras como Tapada o el Tebellín.



Y con este post concluyo la crónica de las exploraciones del 2021, que -como ya sucediera con el 2020- ha sido un año productivo e intenso. A modo de resumen quisiera destacar los siguientes trabajos de esta campaña:

-La continuación de las exploraciones en el Sistema Pradón-Ḥonfría-Arite, que supera ya los 7,6 km de topo.

-El inicio de la revisión topográfica en el Sistema Ḥoulagua-Las Matas, que ya ronda los 3 km.

-La revisión de la Cueva'l Ḥuraquín y su conexión a través de la Topuneladora con la Cueva'l Furtivu; el sistema resultante supera los 2,2 km de desarrollo.

-La revisión y retopografía de la Cueva de Ḥouporqueru, con nuevos hallazgos: 469 m de desarrollo.

-Y por último: en el límite Onís/Cabrales el descubrimiento y exploración del Pozu de la Cuesta la Gallina ("Pozu la Victoria").

Esperemos que el año que comienza siga con la misma tónica. 

Las fotos que ilustran esta entrada son en su mayor parte del autor del texto, con alguna imagen de Pablo Vera y de Sergio Estrada. Seguiremos informando. 

¡Saludos soterraños!



lunes, 7 de febrero de 2022

Memoria 'Karst de La Llera 2019'

¡Aḥayádevos, cuever@s!

No hay trabajo de exploración que se precie sin la correspondiente memoria y, aunque en muchas ocasiones con retraso (y para muestra un botón), los del Escar siempre publicamos nuestros trabajos. En esta ocasión le toca el turno a la memoria de exploración del Karst de La Llera (Llanes, Asturias) durante el 2019.

Destacan las labores realizadas en el Sistema Pradón-Ḥonfría donde, entre nuestra revisión topográfica y los trabajos previos, se superan los 5 km de desarrollo, por lo que se convierte en la mayor cavidad del karst de La Llera, sobrepasando los 4,7 km del Sistema Ḥoulagua-Las Matas. Se continuó también con los trabajos en la Cueva l'Artite (LLR-20), que alcanza los 266 m de desarrollo, mas sin lograr empatarla al sistema. Así mismo se han dedicado algunas jornadas a Cueva Tapada, que alcanza 1,2 km de desarrollo, y a revisar cavidades exploradas previamente: LLR-15, Ḥouporqueru, Torca las Matas, etc. Por otro lado, de cara a la hipotética conexión de l'Arite a la red, hemos tirado poligonal exterior entre esta y la Cueva de Ḥonfría.

En esta campaña el Escar ha contado con la colaboración de espeleólogos del G.E. Gorfolí y el G.E. Diañu Burlón (Asturies), del G.E. Niphargus (Burgos) y el C.C.E.S. (Cantabria).

Este informe incluye las topografías parciales de Ḥonfría (y galerías finales del Pradón), de Tapada y de l'Arite. Como de costumbre la memoria puede consultarse y descargarse libremente de Google Drive siguiendo este enlace. También quedará fijada en la columna derecha de este blog.

En breve publicaremos más memorias pendientes.

¡Saludos soterraños!


miércoles, 26 de enero de 2022

Del mar a la montaña: exploraciones durante la primavera y el verano de 2021

¡Aḥayádevos, cuever@s!

Hacía mucho que no actualizábamos el blog. Y lo cierto es que no ha sido por falta de actividad en el club, pues bien al contrario el 2021 ha sido un año de mucha exploración para los escariegos, como ya lo fuera el 2020, primer "año pandémico", aún a pesar de las restricciones, cierres perimetrales, etc.

Ya dimos cuenta en una anterior entrada, casi telegráfica, de las exploraciones realizadas durante el invierno de 2021, muy intenso en cuanto a actividad. Y en esta entrada me propongo realizar otra crónica de lo realizado en la primavera y el verano del año que dejamos atrás. Deberá ser una descripción también telegráfica -y no prolija como quizás mereciese-, so pena de aburrir al lector.

Más allá de las aquí descritas se han realizado numerosas visitas de corte más deportivo a cavidades como Bocandia, La Trapa, Cueva X, Pruneda (de Onís), etc. Por no hablar de la colaboración de algunos socios en la campaña de Semuñón, o de las andanzas de Íñigo por Cantabria (incluida Cueto-Coventosa). También han sido numerosas las salidas de cañones efectuadas, como de costumbre, incluyendo alguna apertura en el centro de la región. E, igualmente, celebramos la Asamblea Anual Ordinaria, por medios telemáticos en esta ocasión. Todo ello merecería, seguramente, ser reseñado en el blog.

Pero como decía, en este post nos centraremos en los trabajos de exploración efectuados en la primavera y el verano, principalmente en La Llera, aunque no sólo. Aquí la (breve) crónica:

28 de marzo: Salida de Carla y quien escribe a la Cueva'l Ḥuraquín (LL-43), con intención de que Carla conociese la cueva y de iniciar las labores de revisión topográfica de esta cavidad.

30 de marzo: Aprovechando los festivos de Semana Santa subimos para el Traviesu (segundo ataque del año) Julia, Carla y Pablo, con el apoyo de Marta, que nos acerca en furgo hasta Los Corros. En esta primera jornada de la minicampaña realizaremos el pateo, montaremos el campamento, y tras la cena a descansar.


31 de marzo: El miércoles teníamos intención de revisar y retopografiar el meandro de -100, y desobstruir la ventana del último pozo. El río llevaba agua, pero poca y nos permitió trabajar. Instalamos los últimos pocetes, que estaban sin cuerda, y desobstruimos la ventana pero no da casi nada, 20 m quizás; no había un pozo paralelo como parecía intuirse. Revisamos toda la parte profunda una vez más, sin nada que añadir, y no pudimos topografiar porque el disto -que llevaba tiempo fallando- se jodió definitivamente. Como subimos al Cuera ligeros y andábamos escasos de material, desequipamos de nuevo esa parte para poder trabajar al día siquiente.




1 de abril: El jueves abordamos una escalada-pasamanos, para alcanzar una ventana que había a la izq. sobre el P5 debajo de la Rampla l'Escalón; también aquí parecía haber un pozo del otro lado... pero nasti, después de completar la escalada te quedas en una repisa que es la base de una chimenea grande (un pozo de quizás 30-40 m parriba, amplio). Ya a la vuelta revisamos una vez más el pozo caótico bajo la Rampa las Ubres, pero sin nada nuevo que añadir. Y con estos trabajos hemos despejado prácticamente todas las incógnitas de la parte baja de la cueva. Faltaría topografiar lo que no pudimos en esta ocasión por la avería del disto, revisar un par de requexos, y desinstalar. Por otro lado, mencionar que hemos encontrado otros dos furacos próximos a la cueva; ambos sopladores. En uno habría que desobstruir. El otro en cambio es penetrable: una rampa estrecha descendente de unos veinte metros, una mínima salita y, después, un meandro estrecho y con aire; aquí nos dimos la vuelta, pero pinta bien.



2 de abril: En el Traviesu, desmontar el campamento, revisar y ordenar material, y emprender el regreso, en esta ocasión bajando hacia Purón, donde nos recogería Marta en la pista. Después comeríamos todos juntos en casa de Marta como broche final de esta minicampaña.

2 de abril: En la red oriental de La Llera, Capitán y Álvaro desarrollan trabajos pendientes.

6 de abril: De nuevo a La Llera. En esta ocasión Julia y Pablo al Furtivu. Exploramos el par de incógnitas que faltaban en la Galería Sangrienta, topografiamos todo lo que restaba por topografiar en la cueva, unos 60 m de desarrollo, y después le dimos a la desobstrucción de la topuneladora. El desarrollo queda en 1166 m, con un desnivel de -39 m.

13 de abril: Cambio de aires: Ernesto y Pablo nos vamos al "Pozu de la Victoria", en el límite Onís/Cabrales, del que en esta ocasión recogemos el topónimo tradicional de un informante: Pozu de la Cuesta la Gallina. Se topografía buena parte de lo explorado en jornadas previas. Desarrollo 190 m. Profundidad -34,5 m. Toda la cueva se desarrolla sobre una misma fractura, de dirección este-oeste, con un buzamiento de unos 80°, en dirección al Pozu los Llanos...




17 de abril: Pateo de prospección por la Peñe Villa por parte de Carla y Pablo. Localizamos algunas cavidades nuevas, todas ellas de escaso desarrollo.





18 de abril: En la Peñe Villa, Carla y Pablo cierran de nuevo la Torca Dieguín, tras explorarla y topografiarla tiempo atrás, para evitar la caída de animales y problemas con los ganaderos de la zona.

18 de abril: En La Llera, Capitán y Nieves continúan con las labores en la estrechez de la Galería Doa, en el Pradón.

20 de abril: Julia y Pablo realizamos la travesía desde Ḥonfría hasta el Cuevu l'Argumal (que ahora todos hemos dado en llamar "la madriguera de conejo"). Se topografió otro centenar de metros, dejando la red en 7580 m  y ventilando todas las incógnitas que nos faltaban al norte de La Mecedura tanto en dirección a Ḥonfría como hacia l'Arite. Se topografió también por el Pasaje del Yoga y por Las Paralelas. Alguna incógnita nueva, como de costumbre.


24 de abril: Capitán y Nieves al Pradón. Completan el paso en la estrechez de la Galería Doa. Del otro lado otro tramo de meandro similar a lo anterior, que finaliza ante una fisura infranqueable.

28 de abril: Julia y el menda regresamos al Ḥuraquín donde levantamos otros 180 m de topo, con lo que la revisión topográfica de la cueva se pone en 365 m, con -36 m de profundidad. Hemos encontrado algún sector virgen, y al pasar la topo hemos podido constatar que estamos a escasos metros de La Topuneladora de la Cueva'l Furtivu.





29 de abril: Julia y Pablo regresamos al Furtivu a continuar con las labores de topografía, y a cavar en la Topuneladora.


4 de mayo: Pateo de prospección de quien esto escribe por la cara norte del área occidental de la Peñe Villa, sin resultados reseñables.

5 de mayo: Continuamos con las labores en el Ḥuraquín. En esta ocasión Julia, Marta y Pablo.





11 de mayo: El que la sigue la consigue, dicen. Julia y Pablo regresan al Ḥuraquín y logran completar la desobstrucción de La Topuneladora, conectando por tanto con la Cueva'l Furtivu. Después de varias jornadas luchando con la estrechez la satisfacción es grande, y tras topografiar la conexión, decidimos aprovechar que están las cuerdas instaladas en el Furtivu y realizar la primera travesía del nuevo sistema, que se convierte en la tercera mayor cavidad de La Llera, con poco más de 2 km de desarrollo estimado.





12 de mayo: Julia y el menda realizamos una visita exprés de unas pocas horas al Ḥuraquín, levantando otros ciento y pico metros de topo. El desarrollo de lo topografiado alcanza 1783 m, pero si los datos del CADE de 1998 son correctos el total del Sistema Furtivu-Ḥuraquín anda por 2050 m. Quedan numerosas incógnitas aún en la cueva.

16 de mayo: Carla y Pablo regresamos al Furtivu para iniciar la escalada pendiente en la Sala 'Fear of the Dark', cuya ventana superior estimamos que puede aproximarnos a Cueva Tapada. Equipamos con cuerda hasta la primera repisa ya alcanzada previamente en libre, y avanzamos unos metros desde esta repisa hacia la ventana superior, hasta agotar el material y la cuerda.

19 de mayo: Julia y Pablo de nuevo a La Llera, en esta ocasión a Tapada, donde exploramos la principal incógnita que quedaba: un pozo por encima de las repisas de la Sala de la Cobertura. Pero no dio nada: rampa con pasamanos + P6 + P3, y cierra. Estrenamos las baterías del Ryobi, eso sí. Topografiamos lo explorado, con lo que Tapada alcanza 1289 m de desarrollo.



26 de mayo: De nuevo a Cueva Tapada, Julia y Pablo. Se exploran las pocas incógnitas que quedaban en Tapada (principalmente el paso de la Monja Estrecha, que conectó con la Galería del Cordino), y se topografió todo lo que faltaba. También hemos revisado la galería que se dirige hacia el Furtivu, pero sin novedad. Por lo que damos la cueva por terminada por el momento. Desarrollo: 1311 m. Desnivel: 35 m.

28 de mayo: Julia, Carla y Pablo decidimos hacer otro ataque al Traviesu, con el disto ya reparado. Este día se dedicó al pateo -en esta ocasión lo atacamos por Purón-, y como de costumbre a montar el campamento y organizar el material.

29 de mayo: Primeramente retopografiamos todo el meandro de -100, donde suponíamos que había errores; y sí los había, como comprobaríamos después. De hecho el fondo pasa de -105 m a -97 m. Después se topografió lo de la ventana desobstruida en el penúltimo pozo, que no habíamos podido hacer en Semana Santa por la avería del disto. Concluido esto nos dirigimos a un ramal del meandro de -100 donde quedaban dos incógnitas: una un meandro ascendente que cerró al poco; la otra una escalada que se completó, arriba había una gatera que se podría desobstruir, pero sin aire. Se topografió todo lo explorado. Por último, y una vez finiquitada la parte profunda  de la cueva, comenzamos a desequipar. La intención era desinstalar hasta la boca, pero cuando llegamos al Salonosaurio nos dimos cuenta de que habíamos olvidado material abajo: la maza de Carla y unos mosquetones con chapas del menda. Ya no íbamos muy bien de tiempo ni de fuerzas, así que hubo que tomar una decisión salomónica. En cualquier caso, la exploración y topografía de las galerías inferiores (más allá del Salonosaurio) queda completada. La topo en 2727 m, con 112 m de desnivel.

30 de mayo: Postrer día de este tercer (y último) ataque al Traviesu en 2021. Tocaba recoger el campamento, inventariar material, y emprender el regreso. Contaríamos con la colaboración de Cris (del club Niphargus) y Nori, que subieron temprano hasta la cueva y nos echarían una mano para portear el material.


Detalle de la zona profunda de la cueva. Alzado.

Detalle de la zona profunda de la cueva. Planta.

7 de junio: Salida del autor de estas líneas en solitario a la LL-11, para iniciar las labores de revisión topográfica en esta cueva.

12 de junio: Nueva salida del menda en solitario a la LL-11, continuando con las labores de topografía en la cueva.

20 de junio: Y como no hay dos sin tres, servidor se pega otra salida solitaria a la LL-11, para continuar con la topografía.

6 de julio: Nueva salida de topografía a la LL-11, en esta ocasión por parte de Julia y Pablo. Se barruntaba maratón topográfica, y lo fue: 550 m de topo, y las puntas ya en la gatera de comunicación con Ḥoulagua, por un lado, y en el tramo final de la galería del río, por otro.

20 de julio: Nueva salida en solitario del menda a la LL-11, con otros 270 m de topo nueva para la saca.

3 de agosto: Clara y Pablo volvemos a la LL-11, levantando 130 m más de topo, con lo que la revisión topográfica de la LL-11 ya pasa de 1,5 km. 

17 de agosto: Salida de Clara y Pablo a la cueva que nos venía ocupando en los últimos meses. En esta ocasión realizamos la travesía de la LL-11 a Ḥoulagua. Otra buena maratón topográfica, llevando la poligonal desde la punta en la LL-11 hasta la boca de Ḥoulagua. Queda con 2025 m de topo. Sin embargo el disto mal calibrado, y el olvido de la brújula, nos obligarán a tomar de nuevo los rumbos en futuras salidas.


31 de agosto: Quien esto escribe vuelve a la LL-11. Llevé el neopreno, con idea de cerrar la poligonal por el río. Pero revisé parte de los rumbos que tiramos el otro día con el disto, y me lié a topografiar algunos ramales pendientes y al final no me metí al agua, que ya se me hacía tarde y uno está mayor... 

14 de septiembre: Pablo Vera y servidor regresamos a la LL-11, realizando la travesía hasta Ḥoulagua (por la gatera y el pozo, no por el río), con idea de revisar con brújula los rumbos dudosos que se habían tomado con el disto mal calibrado, y de paso topografiar algún otro ramal y revisar alguna duda. Además de revisar los rumbos sumamos otro cuarto de kilómetro más a la topo, que queda  en 2358 m. 




Y esto es todo por el momento. En otra próxima entrada desgranaremos las salidas efectuadas durante el otoño, que también ha sido generoso en cuanto a exploraciones.

Las fotografías que ilustran esta entrada son principalmente del autor del texto, y alguna que otra de Pablo Vera y de Marta Torroba.

¡Saludos soterraños!