viernes, 24 de enero de 2020

Algunas exploraciones del 'tardíu'

¡Aḥayádevos, cueveros!

Tras el habitual parón del verano, a lo largo del otoño los escariegos hemos realizado varias salidas de exploración en más de una de nuestras zonas de trabajo. Paso a hacer un pequeño resumen de una parte de estas actividades, aquellas en las que ha participado quien esto escribe.

24 de noviembre:
Este día teníamos convocada una Asamblea para concluir el proceso electoral para la renovación de cargos en la Directiva del club. Y como es habitual en estos casos, se planteó una salida colectiva, en este caso al karst de La Llera. La idea era visitar y revisar la Cueva de Ḥouporqueru (que sólo servidor conocía) e ir después a lo mismo a la cercana Torca las Matas. Esta última es una de las pocas cavidades relevantes de La Llera que aún no habíamos visitado ninguno de nosotros.
Finalmente ese domingo nos reunimos en la gasolinera de Bricia: Río, Íñigo, Maky, Marelia, Alberto y el menda. Alberto y Marelia se dirigían a la Cueva de Trescalabres y no vendrían con el resto; Alberto sigue con su tesis doctoral y su relación con las cuevas de La Llera lleva su propio rumbo. Allí en la gasolinera coincidimos con otro grupo de arqueólogos, que están trabajando en un proyecto experimental, precisamente en la Cueva de Ḥouporqueru. Tras la obligada charleta y tomar algo nos dirigimos Río, Íñigo (y su amigo perruno), Maky y yo para la cueva. No la encontramos a la primera, pero dimos con otra pequeña cavidad, que no tira pero que no teníamos marcada.
Una vez en la Cueva de Ḥouporqueru, esta consiste en una corta galería horizontal con algún ramalillo y divertículo lateral. No descubrimos nada más allá de lo topografiado en su día por la S.E. Hades. Se trata de una cueva pequeña pero bonita, con abundante concreccionamiento, típica de La Llera. A la salida nos encontramos en la boca con los arqueólogos.


Cueva de Ḥouporqueru.

Emprendemos rumbo hacia Torca las Matas. Nos costó un rato dar con ella. Ya sabíamos que no iba a ser fácil, aunque quien suscribe ya había estado en su boca tiempo atrás. Una pequeña vertical da acceso a una sala relativamente amplia de la que parten diversas galerías. Cavidad bonita e interesante, laberíntica y con mucho concreccionamiento, también con las características típicas de La Llera. No conseguimos encontrar, todo sea dicho, el paso de conexión entre Las Matas y el Sistema Ḥoulagua. Habrá que volver.

¿Esto iba así, no?





Torca las Matas


Más tarde nos juntaríamos un nutrido grupo de escariegos y allegados en el Camping 'Picos de Europa', sede del club, para la Asamblea donde se decidiría la nueva Directiva. Era un mero trámite, ya que sólo se presentaba una candidatura, y según los Estatutos del club no era necesario ni votar. Y no votamos. Elegido presidente, este nombró la nueva Directiva. Queda así, según recoge el Acta:

  • Presidente: Pablo Solares Villar
  • Vicepresidenta: Nidia Llamazares Campillo
  • Tesorero: Julio Montes Campos
  • Secretario: Ernesto Carrera Calleja
  • Vocal de Material: Joaquín Pérez San José

Además se establece un nuevo cargo, según recoge también el Acta:

  • Vocal de Festejos: Carla Gutiérrez Meré

Después de los trámites vino la cena, que es para lo que de verdad nos habíamos reunido. Aunque no se alargó demasiado la sesión de licores y espirituosos, que el siguiente era día de escuela.

¿Acta? de la reunión



30 de noviembre:
Para esta jornada nos planteamos una salida a la Torca del León, en la zona de La Verde, con intención de continuar las labores de exploración y topografía en la cavidad. En el extremo occidental en esta ocasión. Nos juntamos Capitán, Pepe y el menda (por parte de la S.E.B. Escar), acompañados de Susana y Pejota (del G.E. Diañu Burlón).
Instalado el pozo de entrada, y la siguiente vertical que da acceso a la rama occidental de la cueva, la Galería del Gatu Montés, nos dedicamos a topografiar algunos ramales pendientes en esta, de escasa entidad. Después, ya hacia el final de la galería, se fueron mirando los tres pozos paralelos que eran el objetivo principal de la jornada. Los tres, estrechos y con mucha arcilla, confluyen en una sala inferior, con un sumidero impenetrable en su punto más bajo. Se miró y topografió también alguna otra incógnita en este sector de la cueva, ninguna con continuidad apreciable, tras lo que emprendimos el camino de salida.
Con lo realizado en esta jornada se han cerrado todas las incógnitas de la rama occidental de la cueva. El desarrollo topografiado alcanza los 1.314 m, manteniendo el desnivel en -60 m.



Topo actualizada de la Torca del León


15 de diciembre:
Salida a la Cueva'l Mazu después de varios años de tenerla en barbecho. Los protagonistas de la jornada fueron Susana y Pejota (del Diañu Burlón), y el menda lerenda. Bautismo de fuego para los compañeros del Diañu, que no conocían la cueva y se iban a meter en lo peor del fregao.
El pozo al final de la Red Fósil lo instaló el menda, y después progresamos rápido por la Galería del Ríu hasta alcanzar, y superar, el Primer By-pass. El agua por encima de la rodilla, insalvable; algo más de caudal que de costumbre. Después el ascenso por cuerda y los pasamanos de las rampas embarradas hasta alcanzar la parte superior del Sector de la Chimeneína. Aquí picamos algo antes de empezar con la faena. Pejota empieza a subir la chimenea que da acceso a la Vía Patatal Total mientras los otros topografían un ramalillo pendiente. Finalizada la tarea Pablo sube de segundo para dar instrucciones a Pejota, y Susana de tercera desinstalando. El planteamiento era optimista (en exceso): escalar la chimenea pendiente en el extremo occidental de la Vía Patatal Total, y ya que aquello no iba a dar mucho, salir desinstalando todos los pasamanos hacia L'Embudu, por donde descenderíamos hasta el río.
Pejota aborda la escalada de la chimenea, recubierta como todo aquí de una resbaladiza capa de arcilla. Son pocos metros, pero se lleva mucho más tiempo y muchos más anclajes de lo que parecía. Los otros dos le asistimos y topografiamos otro pequeño ramalillo pendiente. Una vez superada la chimenea esta ofrece continuidad en una mínima galería que de inmediato lleva a una pequeña sala con una balsa de agua. Continúa con igual rumbo por un trecho, ahora como cómoda gatera, que nos deja en un espacio algo más amplio: por un lado tenemos una estrechez impenetrable, parece que tira pero no está ventilada; por el otro lado tenemos un pozo relativamente amplio que claramente continúa. Así que miramos qué hora es y decidimos dejarlo aquí por el momento y emprender el regreso. Difícil decisión. Quizá lo más lógico fuese volver a equipar lo desinstalado por Susana unas horas antes, pero opté por regresar por el Patatal Total, para -en función de los tiempos- aprovechar a topografiar algún otro ramal que tenemos pendiente.
Al final no topografiamos nada. Nos comimos toda la Vía Patatal Total y bajamos hasta el río por L'Embudu. Un problema con una iluminación en la cabecera de los pozos nos retrasó. Y sumamos un nuevo retraso al empatar una cuerda en el último pozo de caída al río, donde en su día Río y yo habíamos hecho malabarismos tras agotar la cuerda. Finalmente, sin más incidencias que reseñar salimos de la cueva hacia las ocho de la noche.
Dura jornada para sumar 50 m de topo. Ni una triste foto echamos con la que ilustrar esta crónica.

21 de diciembre:
De nuevo regresamos a la Cueva'l Mazu, en esta ocasión Carla y un servidor. Accedemos por la Red Fósil y remontando la Galería del Ríu hasta poco antes del sifón que marca el inicio de L'Enanche, punto donde conecta la vía vertical que desciende desde L'Embudu (por donde habíamos descendido en la anterior jornada). Nuevamente el agua por encima de la rodilla, insalvable sin malabarismos atléticos.
Rectificamos una vez más el empate de cuerdas del primer pozo, llevándonos una cuerda de 30 m y dejando un cordino bien ajustado. Aprovechamos para topografiar este cierre poligonal (desde el río hasta la cabecera del P9), que faltaba, y unas gateras sobre la cabecera del pozo, que conducen a su vez a otro estrechísimo pozo-rampa que cae hasta el río un poco más allá. Terminado aquí el trabajo, remontamos hasta la cabecera del P3 bajo el pozo de L'Embudu. En este punto hay una pequeña sala con varias posibilidades no exploradas. Decidimos atacar la más evidente, la galería que conduce a la Sala'l Gritu, sólo parcialmente mirada. Primero es de dimensiones modestas pero cómodas, luego da un quiebro y ofrece un tramo estrecho, meandriforme, hasta salir al techo de la modesta Sala'l Gritu. Para nuestra sorpresa sigue instalada aquí la cuerda [del día que Río me "rescató" tras bajar el menda destrepando y no ser capaz de volver a subir, uno más de los incovenientes del barro; es historia que merece ser contada en otro lugar, un catálogo de cosas que no hacer], aunque de un único anclaje que doblamos y fraccionamos más abajo. Ya con la punta de topo en la sala nos ocupamos de comer algo y de instalar con cuerda los resaltes hasta el fondo de la misma, donde un estrecho pozo marca la punta de exploración. Baja Carla instalando, y yo detrás con la topo. A escasos dos metros el pocete se bifurca, pero parece que ambas ramas confluyen más abajo. Se fracciona para bajar por el ramal derecho, y una vez abajo Carla se va explorar. Informa al poco que estamos de nuevo en el río. Me sorprende, ya que pensé que comunicaríamos con L'Enanche. Desciendo y, aunque estoy un poco desorientado al inicio, después reconozco el lugar: la gatera donde finaliza L'Enanche y cae sobre la Galería del Ríu al inicio de un largo tramo sifonado.
Cerramos esta poligonal, y decidimos emprender el regreso. Paramos a lavar un poco el material en el lugar donde habíamos comenzado el ascenso por las cuerdas. Encontramos allí, para nuestra sorpresa una riestra de mosquetones con chapas; por el aspecto las habíamos perdido hace algunos años. Realizamos el cansado regreso sin grandes novedades. Afuera nos sorprendieron fuertes vientos, casi huracanados, del sur; se avecinaba un gran temporal.
Con lo topografiado en esta ocasión el desarrollo de la Cueva'l Mazu alcanza los 3.883 m de desarrollo, manteniendo el desnivel en -55 m. Tampoco de esta salida hay fotos que podamos aportar al blog. Duras jornadas por los llamazales del Mazu, en las que se suman pocos metros de topo y estamos para pocas fotos.



Y eso es todo por el momento. Seguiremos informando. ¡Saludos soterraños!

jueves, 16 de enero de 2020

Aquí es donde vais a empezar a pagar

«Tenéis muchos sueños, buscáis la fama. Pero la fama cuesta.
Pues aquí es donde vais a empezar a pagar. Con sudor.»


Con estas frases a modo de magnífica intro -frases que recordarán todos los nacidos de los 70's para atrás- comenzaba cada episodio de la serie televisiva "Fama". Son frases que he oído más de una vez en el mundillo espeleológico asturiano. Y no es de extrañar. La espeleo es así. Desagradecida. Y la fama (la gran cueva, la profundísima sima, la muy compleja red) no siempre llega. Y cuando llega, cuesta. Hay que pagar con sudor, sacrificio y determinación.

Yo muchas veces pienso en ello en relación con la Cueva'l Mazu: «aquí es donde vais a empezar a pagar». ¿Por qué digo esto? Veréis...


En el Mazu estamos a las puertas de los 4 km de topo. Pero llevamos así demasiado tiempo. Años. La puñetera cueva no regala ni un metro, y cada vez hay menos voluntarios (¿los hubo alguna vez?) para completar el trabajo. Quedan muchas incógnitas, pero terminar la exploración se torna una tarea cada vez más difícil. Y llevamos en esta cueva trabajando desde 2008; cuando empezamos con la topo aún nos peleábamos con la cinta métrica...

No será para tanto, dirá más de uno, una topo de 4 km un club decente la ventila en un año. Y sí, así es. Pero el Mazu no es una cueva cualquiera. Vamos con algunos datos de la topografía:

- 3883 m de desarrollo, capicúa
- 800 puntos de topo
- 869 visuales de topo
- 68 poligonales cerradas (error promedio 1,75%)
- 4342 m de poligonal (contando tiradas radiales y auxiliares que no suman al desarrollo)

El laberinto no es pequeño, como puede deducirse. Y los conductos son estrechos y no permiten largas tiradas, como también se deduce.

Poligonal (planta)

Pues una cueva de carácter horizontal, por muy laberíntica que sea, no lleva tanto tiempo explorarla, dirá más de uno. Y sí, así es. Pero el Mazu no es una cueva cualquiera. Vamos con algún dato más:

- 55 m de desnivel máximo
- 173 anclajes para cuerda instalados (81 spitinox/spits, 68 párabolts y 24 naturales).
- Más de 450 m de cuerda instalados de forma simultánea en algún momento de la exploración.

El laberinto, como se puede comprobar, es además un laberinto tridimensional, donde los distintos niveles de galerías están interconectados por numerosos tramos verticales que requieren el empleo de cuerda para su exploración. Por no hablar de las decenas de pasamanos para superar cabeceras expuestas.

Poligonal (alzado oeste-este)

Vale, sí, estáis en una cueva durilla, dirá todavía más de uno, pero ni que fuera un karst alpino o una expedición a un lugar inhóspito... Y sí, así es. El Mazu está al lado del coche, su boca a poco más de 100 msnm, y su temperatura podríamos calificarla de agradable. Pero el Mazu no es una cueva cualquiera.

En realidad lo peor del Mazu, lo que no deja a nadie indiferente y decide a muchos a no regresar jamás, es el barro. El puto barro. Arcilla por toneladas y en todas las texturas, desde espesa y bien sedimentada, o casi sólida o mucho más plástica, pasando por texturas tipo nocilla, y llegando finalmente al limo fino y pringoso que traspasa la ropa.
Tras una jornada de exploración sales con 5 kg de barro encima, quizás más si sumas lo adherido a la saca. Es extenuante. Cuando quieres avanzar te atrapa y succiona, te retiene. Cuando quieres quedarte quieto, patinas y resbalas. Agotador. Inseguro. Hemos instalado con pasamanos pasajes junto a pozos que si el piso fuera de roca pasarías por ellos brincando y con las manos atadas...
Y de lo que supone lavar el material al día siguiente prefiero ni hablar...

Topografiando en la Chimeneína. ¿De qué color es el mono de Victoria?

Un par de anécdotas. O no tan anécdotas, que la cosa es reiterada:
- En algunos momentos de la exploración puedes pegarte las chapas y los mosquetones directamente al cuerpo, que no se caen y ahí se quedan adheridas. Ídem para la llave de instalar. ¿Que es una exageración mía? Pregunten a cualquiera que conozca bien la cueva.
- En numerosas ocasiones el descensor y el puño, ambos colgando de la anilla portamaterial del arnés, son indistinguibles. Se convierten en dos masas informes de arcilla con un núcleo metálico que vaya usted a saber qué es. ¿Que es una exageración mía? Pregunten a cualquiera que conozca bien la cueva. Pregunten. E imaginen lo que es progresar p'arriba y p'abajo por la cuerda con el material en esas condiciones. O plantear en esas condiciones una escalada en una chimenea embadurnada de una gruesa capa de nocilla...

Si el taladro hablase se cagaría en nuestras madres.


Y lo peor, lo desmoralizante, lo agotador... lo que llega a desesperarnos a todos, es que el 80% de la cueva presenta estas características. Y por supuesto todas las puntas de exploración, también.

Pues mandar la puñetera cueva a tomar por saco, dirá más de uno. Estáis en Asturies; ¡anda que no quedan cuevas por explorar! Y sí, así es. Pero el Mazu no es una cueva cualquiera. Daré un último dato:

- A día de hoy tenemos 80 interrogantes marcados sobre la topo. Algunos son pasajes explorados pendientes de topografía, pero en su mayor parte son incógnitas en su más estricto sentido: pasajes por donde la cueva continúa, pero que aún no han sido explorados... Puede que cierren a los pocos metros. O puede que oculten kilómetros de galerías vírgenes, arcillosas y pringosas.

Así que sí, el laberinto podría llegar a ser mucho mayor. Aún queda mucho por explorar, y el Mazu no ha dicho la última palabra. Quizás -sólo quizás- podría ser una de las grandes.

Poligonales proyectadas de las cavidades del área de La Verde

«Tenéis muchos sueños, buscáis la fama. Pero la fama cuesta.
Pues aquí es donde vais a empezar a pagar. Con sudor.»

Y todo esta reflexión simplemente para presentar la topografía y la descripción, ambas actualizadas, de esta cueva por la que -al menos el menda, y quiero pensar que más de uno en el Escar- sentimos una extraña mezcla de amor y odio.

Temo no haber logrado transmitir de forma adecuada estos sentimientos que nos despierta el puto Mazu.

Y ahora sí, la descripción. La reseña completa se publicará próximamente en la oportuna memoria y en nuestro blog hermano el Karst de la Peñe Villa y Llabres.


CUEVA'L MAZU (o DE LA VERDE)
(PD-03)
Porrúa, Llanes, Asturies.

Sociedad Espeleológica y Barranquista Escar,
Años 2008-2011, 2013-14, 2016-2017, 2019

Con la colaboración de:
Grupo de Espeleología Polifemo, 2009
Grupo de Espeleología Diañu Burlón, 2009, 2019
Grupo Espeleológico Niphargus, 2011

Desarrollo: 3.883 m.
Desnivel: -55 m.
Topo parcial a 31 de diciembre de 2019; exploración en curso.
Desarrollo explorado estimado: 4 km.

Coordenadas: 30 T X: 352505 Y: 4807026 Z: 141m. (Datum WGS84)

Localización:
La boca de la Cueva'l Mazu se sitúa en la base de la ladera septentrional del Picu los Resquilones, próxima a una zona conocida como El Mazu o La Verde, en el límite con las Mañangas de Porrúa y muy cercana al cauce del ríu la Bola. Las localidades más próximas son Porrúa y Valmori, concejo de Llanes, desde donde se puede acceder a las proximidades de la cueva por distintas pistas.

Topografía. Planta.

Topografía. Alzado

Descripción general (simplificada):
La cueva comienza con una amplia boca que comunica con una sala grande, la Sala de Entrada, de la que parten varios ramales de cierta entidad. El principal se dirige al oeste a través de la Galería Fósil y la Sala del Té hasta alcanzar un P19. Hasta aquí la denominada Red Fósil.
En la base del P19 un paso estrecho, la Bufona, nos conduce a la Red Intermedia, zona compleja y laberíntica y con mucho barro. Hacia abajo conectamos con la Galería del Ríu, y hacia el sur y en ascenso, a través de la Gran Rampa de Barro, con el sector de la Sala la Charca y la Sala Colorado, ambas de dimensiones amplias y la segunda con un par de pozos que conducen a sifones colgados. Desde estas salas accedemos a la Galería Polifemo, la de más desarrollo de la cavidad, que presenta en su recorrido varias salas, como la Sala la Galleta, o la Sala Pista de Hielo donde concluye, y algunos ramales de poca entidad.
La Galería del Ríu por su parte, presenta aguas abajo un corto desarrollo, recibiendo en este tramo un modesto afluente por el sur, el Arroyo Rojo, el cual forma un enrejado laberíntico de conductos estrechos que en ascenso comunican con la Red Intermedia y la Sala la Charca. Aguas arriba, la Galería del Ríu presenta un recorrido de un centenar de metros por el cauce hasta alcanzar una primera zona sifonante que se supera por unas gateras superiores en paralelo, el Primer By-pass. Más allá recorre otro trecho similar aguas arriba hasta un sifón que se puede superar por un paso superior, comienzo del tramo conocido como L'Enanche. A lo largo de todo este tramo de río descrito se distribuyen galerías superiores paralelas a favor de una misma fractura, comunicadas entre sí por pozos rampa, que conformaban todo un laberinto; dos en realidad. Por encima del tramo del río hasta el Primer By-pass se desarrollan la Galería Pisada y el sector de la Sala Escondida, que a su vez tienen comunicación por el oeste con la Red Intermedia. Por encima del tramo de río desde el Primer By-pass hasta el inicio de L'Enanche se desarrolla otro laberinto semejante pero sin comunicación con el anterior, el llamado Sector de La Chimeneína. En la parte alta de este último sector una serie de chimeneas conducen a otro nivel superior que discurre en paralelo, la Vía Patatal Total, con desarrollo a este y oeste. Hacia el este, a través de pequeñas salas y meandros se conecta con L'Embudu, un pozo que da acceso a un nuevo sector laberíntico, continuación -por así decir- de los laberintos mencionados anteriormente. Hacia abajo comunica con la Galería del Ríu a través de varios pozos, pero de él parte también una comunicación con L'Enanche y la Sala Broken Caveman, y con una galería que conduce a la Sala'l Gritu, que también comunica hacia abajo con el tramo de L'Enanche a través de sendos pozos.
Volviendo al nivel del río, al inicio de L'Enanche tenemos la confluencia de dos cursos de agua: el principal llega a este punto sifonado; el tributario, Afluente del Duck, a través de un paso sifonante que una vez superado conduce a una galería de un centenar de metros. Superaremos el tramo sifonado del curso principal a través de una serie de gateras embarradas, L'Enanche propiamente dicho, hasta caer de nuevo a una galería activa. En este tramo diversos ramales ascendentes comunican con el sector de L'Embudu y la Sala'l Gritu. Se encuentra también aquí un paso que comunica con la Sala Broken Caveman, de cierta entidad. De esta última sala parte un pozo que comunica con la galería del Afluente del Duck, y un meandro ascendente de cierto desarrollo, el Meandro Liando.
Si regresamos una vez más a la Galería del Ríu, esta vez al final del tramo de L'Enanche, la galería continúa remontando el río por un largo trecho hasta alcanzar una sala, la Sala la Cascada, que presenta dos niveles a favor de un falso suelo de bloques encajados. Si remontamos por el cauce, aún se recorre otro centenar de metros hasta el cierre definitivo de la Galería del Ríu. Pero desde el nivel superior de la Sala la Cascada se alcanza a través de un tramo caótico una galería superior más amplia, la cual conduce a la Sala Castrón, de cierta entidad. Esta sala presenta un nivel inferior laberíntico, una amplia chimenea y otras varias posibles continuaciones.
A lo largo de prácticamente toda la cavidad —pero especialmente en la Vía Patatal Total, el sector de L'Embudu, y la Sala Castrón— son numerosas las incógnitas pendientes de exploración.

Descripción detallada:
La descripción detallada de la cueva se aborda por sectores. En esta imagen de la poligonal puede apreciarse la distribución de los mismos:

Poligonal (planta) con la ubicación de los sectores en los que se divide la descripción de la cueva: A) Red Fósil; B) Red Intermedia, Sala la Charca y Arroyo Rojo; C) Sala Colorado y Galería Polifemo; D) Galería del Ríu; E) Galería Pisada y Sala Escondida; F) Sector de la Chimeneína y Vía Patatal Total; G) Sector de L'Embudu, Sala Broken Caveman y Sala'l Gritu; y H) Sector de la Sala Castrón.

§ A. — La Red Fósil.


Planta § A: la Red Fósil.

La boca de la Cueva’l Mazu es de medianas dimensiones y en descenso, en buena parte oculta por un bloque ciclópeo. Conduce de inmediato a la gran Sala de Entrada, la más amplia de la cavidad (40 x 35 x 8 m.), cuyo suelo continúa en rampa cubierta por bloques. Desde esta sala tenemos varias continuaciones. Por un lado desde la parte alta de la sala y por la izquierda (este) sale una pequeña galería, que finaliza ante una gatera que expira una leve corriente de aire  y que se ha forzado, conduciendo a una diaclasa de pocos metros sin continuidad. Por otro lado desde el fondo de la sala arranca otra galería descendente (sur) con varias gateras laterales y pequeños tubos de morfología freática interconectados. En época de lluvia intensa por aquí se pierde un pequeño caudal que aporta una chimenea en la Sala de Entrada, formándose una balsa de agua tanto en el punto más bajo de la sala, como en el de este enrejado de pequeñas galerías (cota -22 m.). Esta área es también zona habitual de refugio de murciélagos (aunque en menor medida encontramos quirópteros por toda la Red Fósil). Por último a la derecha de la sala (oeste) y tras superar una colada ascendente asentada sobre grandes bloques, arranca una galería de amplias dimensiones, por donde continúa realmente la cavidad. En este punto podemos observar una gran columna inclinada, y la galería, amplia y adornada con numerosas columnas, continúa en descenso en forma de sala. Por la derecha encontramos algún pocete, un pasaje a un nivel inferior enmarcado por concrecciones, y un laminador en su extremo más alejado. Por la izquierda descendemos a una zona más estrecha delimitada por un gran bloque, tras la cual la galería comienza a ascender para tras unas decenas de metros ganar en dimensiones formando una especie de sala muy concreccionada, la Sala del Té, con varias continuaciones. Una de ellas, a través de una rampa-resalte entre bloques en el suelo, conduce a un nivel inferior desarrollado en el interior de la bloquera y de escasa continuidad; alcanza la cota -19 m. Por otra parte a la derecha y algo por debajo tenemos una sala adyacente con varios pocetes y dos comunicaciones distintas a modo de ventanas con la galería principal; esta sala adyacente acumula desgraciadamente numerosos restos de basura. A su vez, por la izquierda de la galería, otra ventana entre concrecciones da paso a unas gateras que comunican con el laminador que se mencionará a continuación. Y aún arranca de esta sala, concretamente de su extremo occidental, otra gatera que progresa una decena de metros. La continuación más evidente desde la Sala del Té es no obstante de frente (oeste), a través de un resalte ascendente y un laminador relativamente cómodo que discurre por espacio de unos 20 m. y en el que se aprecia una leve corriente de aire. Este laminador da paso a una sala más amplia y concreccionada, a cuya entrada dejamos una gatera descendente a la izquierda, de escaso desarrollo, y una colada ascendente a la derecha, que también ciega. Ya en la sala un corto descenso por la colada nos deja en la cabecera de un pozo de 19 m. de dimensiones relativamente amplias. En su base (cota -37 m.) tenemos unos gours y una gatera descendente por la que se encauza el caudal que en época de lluvia cae por los últimos metros del pozo. Esta gatera canaliza habitualmente una notable corriente de aire, hecho que le ha otorgado el nombre de La Bufona, y da paso a la Red Intermedia de la cavidad, que se detalla a continuación.

§ B. — La Red Intermedia, la Sala la Charca, y el sector del Arroyo Rojo.


Planta § B: la Red Intermedia, la Sala la Charca y el Arroyo Rojo.

§ B.1. La Red Intermedia.
Superado el paso estrecho de la Bufona la cavidad cambia por completo, dando paso a esta Red Intermedia, muy laberíntica y compleja, y de difícil descripción. Accedemos a una pequeña sala con pocas concrecciones y bastante arcilla recubriendo las paredes, características que serán la tónica de aquí en adelante. Desde la salita la continuación más cómoda es descendente, y conecta de inmediato con una sala más amplia muy embarrada. Las otras posibilidades son dos gateras con escasa continuidad, y una tercera gatera descendente que se vuelve impenetrable al poco y por la que se encauza, en época lluviosa, la mayor parte del caudal que desciende por la Bufona. Bajando como decimos por lo más evidente hasta la sala inferior comenzamos a escuchar el rumor de un curso de agua; desde este punto tenemos también varias continuaciones posibles. A la izquierda hay un meandrito, desfondado en dos pequeños pozos que comunican con la Galería del Ríu al comienzo del tramo aguas arriba (ver § D.2). De frente y en ascenso tenemos una amplia rampa barrosa que del otro lado cae en un meandro desfondado, con un pozo también a la izquierda; por ambos lados comunicamos con otro punto de la Red Intermedia que se describirá después. A la derecha de esta rampa barrosa mencionada se nos presenta un tubo ascendente de pequeña sección, el cual nos conduce a la llamada Gran Rampa de Barro, de amplias dimensiones y que presenta a su vez numerosas continuaciones:
a) — Hacia la derecha (noroeste) se prolonga a lo ancho hasta enlazar con la Sala 29 de Enero, de la que se hablará al describir el Arroyo Rojo (ver § B.3). En este trecho presenta tres pozos, siendo el tercero de ellos un pozo rampa  de 16 m. que acaba cayendo sobre el primer sifón de la Galería del Ríu aguas abajo (ver § D.1). A los pocos metros de descenso de este PR16 alcanzamos mediante un pasamanos un nivel horizontal de dimensiones modestas, en el que confluyen los otros dos pozos de la Gran Rampa de Barro y del que parten otros tres pozos sobre la Galería del Ríu en la misma sala del primer sifón.
b) — Hacia arriba acaba conduciendo a una amplia colada, la cual, superada en travesía por un pasamanos, da acceso a la Sala la Charca (ver § B.2) y a nuevos sectores de la cueva.
c) — Por último hacia la izquierda (suroeste) tenemos acceso a otro amplio conducto que discurre de forma paralela. Hacia arriba acaba comunicando con la Gran Rampa de Barro a la altura del pasamanos de acceso a la Sala la Charca. Hacia abajo se prolonga con dimensiones más amplias, bifurcándose la galería a la altura de un resalte descendente: a la derecha tenemos la Galería Pisada, que constituye un sector diferenciado y se describirá después (en § E), y a la izquierda la galería sigue descendiendo y adquiere morfología meandriforme, volviendo a bifurcarse tras un corto trecho. A la derecha un pozo (P4) que comunica, por arriba, con el mencionado en la segunda sala de la Red Intermedia y, por abajo, con la Galería del Ríu aguas arriba (ver § D.2) casi a su inicio. A la izquierda otro pozo que no es sino el meandro desfondado observado en la rampa de la primera sala de la Red Intermedia. Descendido este último pozo (P5) alcanzamos una sala pequeña, que a través de una rampa descendente comunica también con la Galería del Ríu por el mismo punto.
Volviendo a la segunda sala de la Red Intermedia, la cual articula todo este sector, podemos continuar también por la derecha (oeste) siguiendo el sonido del agua, encontrándonos con dos pequeñas galerías paralelas descendentes (la de la izquierda con mucha más pendiente) que conducen a una misma sala; a la galería de la derecha afluye la gatera impenetrable de la salita bajo la Bufona, antes mencionada, aportando parte del caudal que desciende desde el pozo de conexión con la Red Fósil. Por cualquiera de las dos galerías paralelas accederemos a una sala con bloques que marca el punto de conexión con la Galería del Ríu (ver § D.1).
§ B.2.: La Sala la Charca.
Al ascender la Gran Rampa de Barro de la Red Intermedia (ver §.B.1.), y mediante un pasamanos, alcanzamos la Sala la Charca, la de mayor volumetría de toda la cueva. Desde el punto por donde accedemos a la sala tenemos a la derecha un pozo amplio (P9) que se desploma sobre la Gran Rampa de Barro justo en su entronque con la Sala 29 de Enero, ya en el sector del Arroyo Rojo (ver § B.3). Si avanzamos hasta el centro de la Sala la Charca, tendremos a la izquierda una colada ascendente de brillante calcita que acaba cerrándose al alcanzar el nivel del techo (cota -16). Por el contrario, a la derecha la sala desciende a una zona más hundida a través de una rampa con bloques, convirtiéndose al trecho en una gatera que sigue bajando hasta conectar con la Sala 29 de Enero, justo en la base del P9 mencionado antes. Por encima de esta zona deprimida la sala asciende a través de un enorme caos de grandes bloques, que tiene escasa continuidad en su parte alta en forma de varios conductos y rampas. A la izquierda del caos de bloques dos pequeños pozos de 3 m. nos dan acceso a una sala más modesta a un nivel inferior, la cual comunica nuevamente con la sala principal a través de una ventana amplia y muy concreccionada. A esta sala inferior aporta también un meandrito barroso de corto desarrollo (noroeste), y otra gatera (sur) de escasa continuidad. Por otro lado, partiendo del extremo oeste de la Sala la Charca por un paso entre los bloques del gran caos, conectamos con el sector del Arroyo Rojo, que se describirá más tarde (en § B.3).
Si retrocedemos al punto de acceso a la Sala la Charca veremos frente a nosotros, y a la misma altura, una galería de amplias dimensiones que es la continuidad más evidente de esta gran sala, cuyo nombre proviene de la pequeña balsa de agua que tenemos al inicio de esta galería (cota -26 m). Por esta galería amplia conectaríamos con la Sala Colorado y la Galería Polifemo, que se describen más abajo (ver § C).
§ B.3.: El sector del Arroyo Rojo.
Situados en la esquina noroeste de la Sala la Charca, sobre el caos de bloques, encontraremos un paso estrecho que nos da acceso a una pequeña salita por la que discurre un modesto curso de agua, el Arroyo Rojo, así llamado por la tonalidad con que tiñe las piedras de su cauce en algún tramo. Desde esta salita podemos seguir el arroyo aguas arriba una veintena de metros, hasta una estrechez impenetrable situada a cota -17 m. y a 283 m. de la boca. Aguas abajo el riachuelo discurre por estrecheces en el seno de un intrincado caos de bloques con mucha arcilla, con un par de ramales laterales que confluyen al poco. El arroyo se sume finalmente en la bloquera, pero a través de las gateras, y en marcado descenso, llegamos a una sala modesta con mucho barro, que ofrece continuidad por el otro extremo mediante un conducto de escasas dimensiones. Este conducto se va ampliando y nos deja en un resalte descendente, que da paso a una sala más amplia, la Sala 29 de Enero. Esta sala constituye en realidad el extremo occidental de la Gran Rampa de Barro, ya descrita (ver § B.1) y con la que comparte características. De ella parten varias continuaciones:
a) — A la izquierda (noroeste) tenemos la Sala 29 de Enero propiamente dicha, que presenta una rampa ascendente sin solución de continuidad. Dejando a un lado esta rampa, tenemos en el extremo de la sala un conducto de modestas dimensiones y muy concreccionado, el cual cierra tras un corto trecho, a cota -43 m.
b) — A la derecha (este) tenemos la Gran Rampa de Barro de la Red Intermedia, como ya queda dicho.
c) — Hacia abajo la sala se prolonga en una rampa de barro que gira formando un nivel inferior. Este nivel inferior de la Sala 29 de Enero presenta un P5, el cual puede ser superado por arriba mediante un pasamanos que nos conduce a un paso estrecho. Superado este, y mediante una rampa descendente, accedemos a una pequeña sala, en cuyo extremo aparece nuevamente el Arroyo Rojo. Desde esta salita otra rampa estrecha nos conduce a una sala inferior, sobre la que cae el P5 antes mencionado. Esta sala presenta un P3 sobre otra pequeña sala aún más baja, y varios pasos sobre otra sala inferior lateral que comunica con la primera y que recibe una corta gatera por la que corre el agua. Por cualquiera de ambas vías llegamos a la sala en la base del P3, que a su vez presenta otros dos pasos estrechos en su parte inferior, por los que corre el Arroyo Rojo y por donde alcanzamos una galería más amplia y horizontal. En esta galería el agua discurre por una decena de metros hasta confluir con el río principal de la cueva en un sifón (cota -54 m.). Por encima de este sifón una rampa ascendente y un paso estrecho hacen de by-pass y nos depositan en la Galería del Ríu aguas abajo, que se describe después (en § D.1).

§ C. — La Sala Colorado y la Galería Polifemo.


Planta § C: la Sala Colorado y la Galería Polifemo.

Como se comentó más arriba (en § B.2) la continuación más evidente de la Sala la Charca es una galería que arranca junto a la charca que presta nombre a la sala. La galería da un quiebro a la derecha a los pocos metros y prosigue después ampliando sus dimensiones hasta formar otra sala, la Sala Colorado, donde alguna antigua corriente de agua ha excavado un marcado cauce sobre los sedimentos arenoso-arcillosos que forman una clara terraza. El suelo de la sala va inclinándose hasta formar un pozo de 11 m., el cual desciende hasta una salita con un pequeño sifón estático. Por detrás de la cabecera de este pozo existe otro conducto vertical paralelo (P4 + P9) por el que se sume el modesto pero continuo aporte de agua de una chimenea; este segundo pozo también conduce a un sifón. Ambos sifones se sitúan a cota -37 m. y se encuentran colgados respecto al cauce principal de la cueva. Tras la cabecera de estos pozos cobra forma un meandrito barroso que se torna impenetrable al poco y por el que se escapa una leve corriente de aire. También desde esta Sala Colorado arranca una pequeña gatera a la derecha que se vuelve impenetrable al trecho (pero que visualmente hemos conectado con otra gatera existente en la salita inferior anexa a la Sala la Charca, ver § B.2).
No obstante la continuación más evidente de la Sala Colorado se sitúa a la izquierda y conforma el inicio de la Galería Polifemo. Esta galería se dispone con una sección lenticular, con el eje mayor horizontal, y está casi colmatada de sedimentos arcillosos. En los primeros metros un antiguo cauce está profundamente marcado en los sedimentos, cauce que en menor medida se aprecia en toda la longitud de la galería. En el primer centenar de metros la galería tiene poca altura obligándonos a ir en cuclillas o gateando —con un pequeño ramal lateral a mitad de tramo, que confluye al poco—, hasta salir a una sala de techo elevado y medianas dimensiones, la Primera Sala; a la derecha de esta sala tenemos un divertículo de escaso desarrollo. En el extremo opuesto de la sala retomamos la Galería Polifemo con las dimensiones habituales, pero poco después tenemos a la derecha el paso hacia una nueva sala, la Sala de la Galleta. Esta sala, de amplias dimensiones y suelo de arena y cantos de cuarcita, comunica por varios puntos con la Galería Polifemo, que discurre paralela y un poco por debajo. Hacia la derecha (oeste) la sala, donde se ha instalado un vivac, se transforma en un laminador de suelo arenoso, amplio pero de mínima altura, que avanza en leve descenso una veintena de metros hasta cerrar. Por el lado contrario (sureste) la sala tiene un espacio lateral amplio con varias continuaciones: a la derecha un corto conducto en la parte baja; a la izquierda un nuevo paso de comunicación con la Galería Polifemo; y de frente, y tras ascender unos metros por una rampa de arena, alcanzamos un laminador amplio en cuanto a anchura pero de mínima altura (10-35 cm.), denominado Lamina d'Or, Ciudad de Vacaciones. En este laminador se ha avanzado unos 50 m. gracias a continuas desobstrucciones de los sedimentos del suelo, arenas y bolos cuarcíticos. A la derecha (sur) del laminador una rampa de arena y cantos nos da acceso a una sala de pequeñas dimensiones, la Sala del Respiro, único punto de toda esta Ciudad de Vacaciones donde es posible ponerse en pie.
Regresando a la Galería Polifemo esta prosigue con las modestas dimensiones habituales e igual rumbo (sureste, acomodándose a la dirección de los estratos) desde la Sala de la Galleta, y durante un centenar de metros, hasta alcanzar una nueva sala, la Sala de la Pista de Hielo, relativamente amplia pero de menor altura que las dos anteriores. En el tramo entre estas dos salas la galería presenta varias bifurcaciones y conductos paralelos que acaban confluyendo al poco, así como una rampa ascendente que conduce a otro laminador de suelo de arena, de características semejantes al Lamina d'Or y que forma la continuación de aquel aunque no es posible el paso. En la Sala de la Pista de Hielo el antiguo curso de aguas está muy marcado en los sedimentos, recordándonos la morfología de la Sala Colorado. Desde la sala la galería continúa de frente unos quince metros más hasta cerrar por concreccionamiento. Si seguimos el cauce marcado nos lleva a un divertículo lateral descendente (izquierda) que finaliza en una gatera-sumidero embarrada, a 561 m. de la boca y a cota -26 m. La sala presenta también algún otro ramalillo lateral de escaso desarrollo.
Mencionar que se bautizó esta galería con el nombre del grupo Polifemo, que a comienzos de los 80 del pasado siglo abordaron la primera exploración seria de la cueva; hoy sabemos que ellos la denominaban Galería del Metro.

§ D. — La Galería del Ríu (y el Afluente del Duck).


Planta § D: la Galería del Ríu y el Afluente del Duck.

§. D.1.: La Galería del Ríu aguas abajo.
Como se dijo más arriba (ver § B.1) en el punto más bajo de la Red Intermedia dos galerías paralelas descendentes conectan con una sala por la que discurre el río principal de la cavidad, que brota entre los bloques y discurre un corto trecho por el extremo oeste de la sala hasta alcanzar un sifón a los pocos metros. En el extremo contrario de la sala existe entre los bloques que forman el caótico suelo un paso estrecho descendente; este es el paso para alcanzar la continuidad del río aguas arriba, de la que se hablará después (ver § D.2). La continuidad más evidente, no obstante, la constituye una pequeña galería de techo bajo, que nos sirve de by-pass para franquear el sifón aguas abajo, aportando a una salita de suelo de arena, con el otro lado del sifón en su fondo. Si progresamos con el río desde esta salita aguas abajo, vemos que el techo de la galería gana altura, y al poco esta da un quiebro de 90º a la izquierda, para conducirnos a un caos de bloques recubierto de arcilla, el Caos Gochinonte, lugar donde se pierde el caudal tras un nuevo giro. Este constituye el punto conocido más bajo de la cavidad, a 225 m. de la boca y a cota -55 m.
Volviendo hacia atrás, a los pocos metros de la salita de arena y del sifón tenemos un desvío de escasa sección a la izquierda (suroeste) que constituye un segundo by-pass que nos da paso a otra salita con el sifón nuevamente asomando en su parte inferior, punto éste en el que tributa al río principal el Arroyo Rojo, ya descrito (en § B.3).
§. D.2.: La Galería del Ríu aguas arriba, hasta L'Enanche.
El acceso a la Galería del Ríu aguas arriba se encuentra, como ya se describió, en un paso entre los bloques de la sala de la Red Intermedia donde alcanzamos el activo. La primera decena de metros es de dimensiones estrechas a través de dos conductos paralelos que confluyen al poco en una galería más amplia. De estos dos conductos, el de la derecha presenta una rampa ascendente poco evidente que comunica con una pequeña sala, la cual a su vez forma la base de un meandro desfondado de la Red Intermedia, ya descrito (en § B.1). Tras una breve zona más amplia, la Galería del Ríu vuelve a bifurcarse al poco, discurriendo el agua por el conducto de la derecha (el cual llega a sifonar en aguas altas) y presentando por la izquierda otra galería más elevada a modo de by-pass; con esta segunda conectan dos pocetes desde un meandrito de la segunda sala de la Red Intermedia (ver § B.1). Ambos conductos confluyen tras una decena de metros, formando una galería más amplia, a la que aportan por la derecha, a modo de chimeneas, un PR13 que cae de la Galería Pisada y otro pozo paralelo (ver § E); el primero de ellos canaliza, en época de lluvia, un modesto aporte de agua. Poco más allá la Galería del Ríu disminuye su altura y sección, volviendo a ampliar poco después sus dimensiones, lugar este donde conecta por la derecha la Rampla los Escalones (PR14) que desciende de la Galería Pisada (ver § E). Más allá de este punto la galería vuelve a reducir sus medidas y nos encontramos con bloques en el cauce. En la margen derecha (según avanzamos, no derecha hidrográfica) un resalte ascendente da paso a un nivel más alto y paralelo que comunica por varios puntos con la Galería del Ríu antes de confluir finalmente a la altura del llamado Primer By-Pass (que se describirá a continuación), y que así mismo presenta una rampa ascendente que cierra a cota -43 m. Si seguimos, en cambio, por el cauce, la galería vuelve a bifurcarse de nuevo tras una veintena de metros: por la izquierda el agua surge de un duck que nos obliga a mojarnos (y que sifona con prácticamente cualquier aumento de caudal), y por la derecha tenemos otro paso más alto que también se bifurca al poco, constituyendo un breve laberinto de conductos de pequeña sección. Este tramo es denominado de forma genérica como Primer By-Pass, y en él confluyen también los dos conductos que forman la base de un PR17 procedente del sector de la Galería Pisada y la Sala Escondida (ver § E).
Finalmente todos estos conductos del Primer By-Pass vuelven a confluir en una única Galería del Ríu de dimensiones cómodas por la que circula el activo, punto donde se sitúa, en ascenso por la derecha, una empinada rampa que constituye la primera comunicación con el Sector de la Chimeneína que se describirá más abajo (ver § F). Poco más allá, tras unos giros del cauce, encontraremos otra segunda rampa por la derecha, que es más amplia y conforma el acceso principal al Sector de la Chimeneína y el Patatal Total (ver § F). Dejando a un lado estos desvíos y recorridos unos 50 m. por la Galería del Ríu, llegaremos a un sifón; en este punto caen del techo dos pozos poco evidentes desde el sector de L'Embudu (ver § G). El sifón se supera a través de otro by-pass tras salvar un resalte ascendente equipado con un pasamanos, punto que marca el inicio de L'Enanche. Este by-pass con pasamanos nos deja en una mínima salita, donde el agua aporta por un sifón y también por un duck que permite escasamente el paso del espeleólogo. A priori parecen dos manaderos de un mismo caudal, pero se trata de dos ríos distintos que confluyen en este punto: el de la derecha (sifón) es el río principal de la cueva; el de la izquierda (duck) es un tributario, el denominado Afluente del Duck, que se describe a continuación.
§. D.3.: El Afluente del Duck.
Se inicia este tramo, como se ha dicho, con un angosto paso sifonante que obliga a meter el rostro bajo el agua. Del otro lado nos encontramos con una galería cómoda por la que discurre el arroyo. Progresa menguando dimensiones hasta un estrechamiento que obliga a mojarse nuevamente. Al otro lado ensancha a modo de pequeña sala, la cual presenta una chimenea por la derecha que comunica con la Sala Broken Caveman que se describirá más tarde (ver § G). Aguas arriba de esta pequeña sala el río discurre por un conducto de pequeña sección durante otra veintena de metros hasta un mínimo sifón en el que el agua brota por una grieta de poco más de 10 cm. de altura; estamos a 410 m. de la boca y a cota -50 m. Hay que mencionar que la galería del Afluente del Duck abandona el estrato y la dirección sureste que éste marcaba en la Galería del Ríu, dirigiéndose primero al este y finalmente al noreste a favor de fracturas de menor entidad.
§. D.4.: La Galería del Ríu aguas arriba, desde L'Enanche.
Regresemos a la salita donde el Afluente del Duck tributa al río principal de la cueva, que como se dijo (en § D.2) aparece aquí por un sifón. Desde esta salita tenemos por la parte alta un estrecho conducto barroso, inicio de L'Enanche propiamente dicho, que marca la continuidad aguas arriba de la Galería del Ríu, y que supone el más largo by-pass a un sifón en todo el recorrido de esta galería. A lo largo de esta gatera tenemos varios desvíos ascendentes por la derecha, que comunican con un laberíntico sector entre L'Embudu y la Sala Broken Caveman (ver § G). Siguiendo por el conducto principal (el inferior) de L'Enanche, llegamos al poco a un paso bajo con gours y agua, que superado nos deja en una pequeña salita. Esta salita presenta unas chimeneas por la derecha que comunican con la Sala'l Gritu, descrita más abajo (ver § G). Poco más allá el conducto que veníamos siguiendo, tras una corta estrechez descendente, nos deposita de nuevo en el río.
Una vez superado l'Enanche y de nuevo en las aguas del curso activo, la galería continúa unos pocos metros aguas abajo hasta una estrechez inundada (cota -52 m.). Por el contrario, aguas arriba la Galería del Ríu prosigue con la misma morfología que en los tramos anteriores, presentando amplias rampas y ventanas en la parte superior derecha (mirando aguas arriba). Tras algo más de 50 m de recorrido la galería cambia y baja el techo, adquiriendo clara morfología freática y dando diversas curvas, con alguna playa de gravas y arenas. Se abre finalmente en una sala más amplia que está ocupada en buena medida por grandes bloques y que presenta una pequeña cascada de 2 m. Se puede superar la cascada trepando por un lateral y encontrar continuidad aguas arriba forzando una estrechez entre bloques, pero existe otro paso más cómodo mediante dos rampas barrosas situadas más atrás y a la derecha de la sala. Ascendiendo por estas rampas (más cómoda la primera) alcanzamos un nivel superior de la Sala la Cascada, cuyo suelo está formado por bloques empotrados y que presenta varios pozos sobre el nivel inferior por el que corre el río. Superada la sala por este nivel superior encontramos un conducto descendente muy evidente entre los bloques, que presenta continuidad por la derecha y en ascenso dando paso al sector de la Sala Castrón (que se describirá al final, ver § H), y también por la izquierda y en descenso, devolviéndonos a la Galería del Ríu sobre la cascada, junto a un sifón de corto desarrollo que se flanquea por un nivel superior. El tramo inicial tras este sifón es estrecho, pero pronto salimos a un ensanche de la galería, lugar donde otra galería ascendente progresa por la derecha una veintena de metros (hasta alcanzar la cota -38). Una vez superado este punto, la Galería del Ríu toma otra vez morfología freática, y poco más allá finaliza ante un caos de bloques, por entre los que mana el activo, a 535 m. de distancia de la boca, y -47 m. de profundidad.

§ E. — La Galería Pisada y el sector de la Sala Escondida.


Planta § E: la Galería Pisada y la Sala Escondida.

Este sector de la cueva esta formado por una serie de conductos situados por encima de la Galería del Ríu que discurren de forma más o menos paralela a ella. En buena medida el sector comparte las características de la Red Intermedia, siendo laberíntico y de difícil descripción.
Como ya ha sido comentado (ver § B.1), si desde la Gran Rampa de Barro tomamos en descenso la galería paralela por el este, el conducto se bifurca al poco, tras un resalte descendente; el ramal de la izquierda regresa hacia la Red Intermedia, mientras que el de la derecha constituye el inicio de la Galería Pisada. Comienza esta galería con un tramo ascendente, que al poco se desfonda en dos pozos rampa que son superables por encima mediante un pasamanos. Estos pozos rampa se unen de inmediato (PR13) y caen hasta la Galería del Ríu aguas arriba (ver § D.2), dando acceso también a una modesta galería horizontal intermedia que así mismo presenta otro pozo que comunica con la Galería del Ríu. Si pasamos sobre el PR13 por el pasamanos llegamos a una zona más amplia y horizontal de la galería, donde se nos presentan otras dos continuaciones además de la más evidente por la propia Galería Pisada. La primera es un conducto ascendente por encima de una colada, en la vertical del pasamanos, que requirió de escalada (E13) y que finalmente cierra a cota -23 m. La otra es un pequeño pocete a la derecha de la galería, el cual comunica con una estrecha rampa que discurre por debajo de la galería y acaba pinchando con el PR13; en época de aguas altas por aquí discurre un modesto aporte de agua hasta el río. Si seguimos por la Galería Pisada, tras una veintena de metros vamos encontrando a la izquierda hasta cuatro pasos estrechos sucesivos en descenso. Todos ellos conectan entre sí formando un pequeño enrejado de rampas y gateras repletas de barro, y además la más occidental de estas rampas presenta continuidad hacia abajo formando la Rampla los Escalones (PR14) que acaba conectando con la Galería del Ríu. Más allá de esta zona la Galería Pisada adquiere una configuración  meandriforme, y progresa otras decenas de metros hasta comunicar a modo de ventana con un amplio pozo rampa (PR17, que se describirá después); también en este punto podemos descender otro pequeño pozo (P3) que nos deposita en un conducto barroso de escaso desarrollo.
Volviendo atrás, la Galería Pisada ofrece otra continuación por encima de la Rampla los Escalones, donde presenta un divertículo lateral. De este divertículo parten dos conductos. Por la derecha un tramo meandriforme nos lleva a una gatera, superada la cual accedemos a un conducto estrecho de escasa continuidad; concluye a cota -32. Por la izquierda tenemos un laminador barroso, también en ascenso, que va ganando en dimensiones y del que parten por la derecha, más altas, otras dos gateras paralelas. Esta pequeña galería nos deja en una sala barrosa de medianas dimensiones a la que aportan también las dos gateras, y que presenta además otras dos continuaciones. Por un lado tenemos un resalte ascendente que comunica a modo de ventana con un pozo rampa (PR18, que se describirá más abajo), pero la continuación más evidente es hacia arriba, trepando por una colada de mucha inclinación. Superada esta colada ganamos una sala superior, la Sala Escondida, de medianas dimensiones como la anterior, pero bellamente adornada por concrecciones y algunos gours con agua. De la Sala Escondida, por su extremo oriental, arrancan dos nuevas continuaciones. La más evidente de ellas es una galería a favor de una diaclasa, que pierde dimensiones progresivamente y que conduce a una estrechez embarrada e intensamente ventilada, el Pasu la Nocilla, donde el paso se torna finalmente impenetrable a cota -21 y 343 m, así como a una diaclasa ascendente también con aire que se vuelve impenetrable a cota -8 m. La otra continuación desde la Sala Escondida es un conducto descendente que se verticaliza hasta formar un pozo rampa. Este pozo rampa (PR18) no ofrece continuidad en su base, pero presenta dos ventanas a la izquierda: la superior comunica con la sala debajo de la Sala Escondida, y la inferior (Ventana Vaginal) da acceso a otro pozo rampa más amplio. Este segundo pozo rampa (PR17) también presenta una amplia ventana a la izquierda que no es sino el extremo oriental de la Galería Pisada, y más abajo una cómoda repisa a partir de la cual se divide en dos conductos descendentes paralelos más estrechos; ambos acaban conduciendo a la Galería del Ríu aguas arriba, a la altura del llamado Primer By-Pass (ver § D.2). A la mencionada repisa confluye también una ventana elevada en la pared derecha, la cual comunica con el Sector de la Chimeneína que se describirá más adelante (ver § F).

§ F. — El sector de la Chimeneína y la Vía Patatal Total.


Planta § F: el Sector de la Chimeneína y la Vía Patatal Total.

De forma paralela a la Galería del Ríu en el tramo comprendido entre el Primer By-pass y l'Enanche (ver § D.2) se desarrollan este sector de la Chimeneína y su nivel superior, la Vía Patatal Total, que comparten características (configuración laberíntica y de difícil descripción) con la Red Intermedia (ver § B.2) y el sector de la Galería Pisada y la Sala Escondida (ver § E), y que en buena medida constituyen la continuación de aquellos otros laberintos.
Desde la Galería del Ríu podemos acceder a este sector a través de dos rampas de barro por la derecha (suroeste), una a la salida del Primer By-pass, y otra unas decenas de metros más allá, tras unos quiebros del cauce en una zona meandriforme. Esta segunda rampa es más cómoda y amplia que la primera, y es el acceso más lógico a este sector; subiendo por ella a los pocos metros se nos presentan varias posibilidades:
a) — A la derecha sale un conducto ascendente muy inclinado, en cuyo inicio tres pasos bajos conectan con la Galería del Ríu mediante sendos pozos (P6 en los tres casos). Superados por encima estos pozos el conducto pierde dimensiones y gana inclinación, alcanzando una mínima salita que también presenta varias continuaciones. De frente una gatera de escasa continuidad y a la izquierda una rampa ascendente, casi una chimenea. Por la derecha una gatera en ligero descenso nos acaba conduciendo a una salita más amplia, que en su parte baja se desfonda hacia la Galería del Ríu mediante sendos pozos-rampa (el otro acceso mencionado a este sector de la Chimeneína). Por encima de estos pozos-rampa una escalada (E4) nos da acceso a un conducto colgado que comunica, a modo de ventana (P4) con el final del PR17 del sector de la Galería Pisada, ya descrito anteriormente (en § E).
b) — De frente y en ascenso la rampa arcillosa continúa, pero disminuyendo sus dimensiones y aumentando su inclinación hasta convertirse casi en una chimenea (E5) a la que da continuidad un conducto estrecho y barroso. Finalmente conecta con una sala pequeña con una chimenea (la "chimeneína" que da nombre al sector). Son varias las continuaciones de esta salita (aquí volveremos después), pero la más obvia nos deja en una repisa colgada, con un pozo arrampado a la izquierda (PR9) y una colada ascendente a la derecha. De frente la repisa nos conduce a un pequeño enrejado de conductos, el más alto de los cuales se gana tras una trepada (E5) y alcanza la cota -28 m.
c) — A la izquierda la rampa continúa en horizontal, desfondándose a los pocos metros en un P9 sobre la Galería del Ríu. Superando este desfonde por arriba mediante un pasamanos ganamos una gatera barrosa que conduce a una sala mucho más amplia, la cual constituye la base del PR9 mencionado más arriba. Tiene continuidad esta sala hacia abajo por un conducto estrecho que conecta con un pequeño enrejado de gateras barrosas: hacia la derecha acaban desfondándese sobre la Galería del Ríu mediante sendos pozos (P4 y P6), mientras que a la izquierda y tras un tramo estrecho horizontal acaba conectando a modo de ventana con el P9 antes mencionado, que igualmente cae al río. Continúa también la sala de frente, tras superar un resalte ascendente (en realidad un lateral del PR9 que desciende del nivel superior), vía por la que comunicamos de nuevo con el techo de la Galería del Ríu a través de un P7 + P6.
Si nos situamos de nuevo en la pequeña salita con la chimeneína en la cabecera del PR9, tendremos sobre nosotros varios tubos ascendentes intercomunicados a modo de chimeneas con mucho barro. Superando mediante incómoda escalada la intermedia de estas chimeneas (E8) se alcanza un conducto superior meandriforme y desfondado, inicio de la Vía Patatal Total, que progresa a derecha e izquierda. Hacia la derecha (noreste), y tras escalar otra chimenea con arcilla (E4) se llega a una galería de modestas dimensiones, gatera a tramos, que conduce finalmente a una estrechez y a un pozo no descendido. En sentido contrario, hacia el sureste, y tras superar mediante pasamanos un desfonde del meandro sobre un pozo-rampa ciego, y otra trepada (E2), alcanzamos la continuación del conducto, un rosario de estrecheces, salitas y pequeños meandros; este recorrido requirió instalar pasamanos en su mayor parte. La Vía Patatal Total nos acaba depositando en una ventana sobre otro conducto más amplio, y también desfondado, inicio del sector de L'Embudu que se describe a continuación.

§ G. — El sector de L'Embudu, la Sala Broken Caveman y la Sala'l Gritu.


Planta § G: el Sector de L'Embudu, la Sala Broken Caveman y la Sala'l Gritu.

Como se ha dicho, los pasamanos de la Vía Patatal Total nos depositan en otro conducto desfondado y más amplio, situándonos en una especie de repisa elevada. Hacia abajo tenemos un pozo, amplio en su cabecera y estrecho más abajo (PR16, bautizado L'Embudu), pero también es posible progresar por el techo del conducto, salvando el pozo mediante pasamanos. Si lo hacemos así, al otro lado la galería continúa un corto trecho hasta un nuevo desfonde amplio, una de las incógnitas prometedoras de la cueva, a cota -22 y a 402 m de la boca; por la izquierda tenemos aquí también otro pozo inexplorado.
Si por el contrario descendemos el pozo de L'Embudu, en su base alcanzamos una sala con varias continuaciones posibles. La más evidente es hacia abajo, a través de otro P3 al que sigue un conducto estrecho que nos deposita en otro más amplio, a su vez con varias posibilidades de progresión. Por la izquierda un pasamanos y un P9 nos depositan en la Galería del Ríu, y sobre la cabecera de este pozo tenemos una serie de gateras que comunican con otro estrechísimo pozo arrampado que cae al río justo antes del pasamanos al inicio de L'Enanche (ver § D.2). Si por el contrario continuamos hacia la derecha, a través de un paso estrecho meandriforme conectamos con otro conducto más amplio y barroso. Este presenta algunas chimeneas interconectadas sin solución de continuidad, un pozo arcilloso y estrecho que cae también a la Galería del Ríu al inicio de L'Enanche, y por el extremo contrario (este) presenta un P4. Descendido este pozo, nos situamos en un conducto estrecho e inclinado, que ofrece a su vez varias posibilidades:
a) — De frente y en ligero ascenso conectamos con una salita de dimensiones modestas que presenta un desfonde en el barro que nos permite comunicar con L'Enanche (ver § D.4). Sin embargo, mediante un pasamanos, se alcanza otro conducto más cómodo que se dirige al norte y mantiene la cota, y que conduce a la Sala Broken Caveman. Esta es de dimensiones relativamente amplias y suelo inclinado, y además de varios divertículos sin entidad tiene dos continuaciones. Hacia abajo, a través de una rampa barrosa y un P5 conectamos con la galería por la que discurre el Afluente del Duck en su tramo medio (ver § D.3). Y hacia arriba conectamos con un meandro ascendente, alto y de cierta entidad, el Meandro Liando, que presenta varias incógnitas por explorar y cuya punta de exploración se sitúa a cota -27 y a 436 m de la boca.
b) — En descenso un paso estrecho nos deja en una salita de suelo arcilloso e inclinado. De esta parten varias conexiones. Hacia abajo la rampa continúa hasta conectar con L'Enanche (ver § D.4). Hacia arriba un par de pasos incómodos y estrechos conectan con la sala previa a la Broken Caveman, descrita poco más arriba. Y la tercera posibilidad desde esta salita arcillosa es una gatera que da paso a otra mínima salita y a un enrejado de conductos estrechos, que hacia abajo conecta con el by-pass con pasamanos antes de L'Enanche (ver § D.2) y con la propia gatera de L'Enanche a su inicio (ver § D.4), y hacia arriba confluyen en un laminador estrecho que se torna impenetrable a cota -44.
Si regresamos a la sala en la base de L'Embudu tenemos otra continuación evidente, una galería que tras superar un pequeño resalte ascendente progresa por debajo del propio pozo-rampa de L'Embudu. Al principio de dimensiones cómodas, se estrecha tras un quiebro, donde adquiere sección meandriforme y se nota corriente de aire. Amplía al poco al comunicar con una sala más amplia, la Sala'l Gritu, a la que accedemos por un P3. Esta sala está escalonada con resaltes, y en su extremo inferior presenta un P4 que comunica con el tramo final de L'Enanche. Presenta además otras posibilidades aún no exploradas.

§ H. — El sector de la Sala Castrón.


Planta § H: el Sector de la Sala Castrón.

En el nivel superior de la Sala la Cascada (ver § D.4) observaremos una amplia galería que, a modo de balcón sobre la bloquera, comunica con la sala por el sureste. A través del caos de bloques que nos devuelve al río por encima de la cascada, pero buscando el paso en este caso a la derecha y en ascenso, lograremos alcanzar este balcón sobre la Sala la Cascada, que efectivamente es el inicio de una amplia galería. Esta galería está ocupada por grandes bloques y, en continuo ascenso, nos lleva a una rampa arcillosa que finaliza en un paso estrecho. Al otro lado de este paso estrecho continúa la rampa barrosa ascendente en una galería de grandes dimensiones, tramo denominado Rampa la Polla. Continuando por lo más evidente llegamos a un tramo llano con grandes estalagmitas que comunica de inmediato con una sala (o ensanche de la galería) con forma de embudo, el Ḥou. Descendido el Ḥou la galería continúa del otro lado en ascenso, conduciéndonos tras una veintena de metros y una zona de largos macarrones a la entrada de la Sala Castrón, que observaremos desde su parte alta (cota -19 m) y cuyo suelo está ocupado por grandes bloques, con un pozo-rampa a modo de embudo en su parte más baja.
Este pozo rampa es el acceso más evidente a un pequeño enrejado de conductos de difícil descripción que se desarrolla bajo la Sala Castrón, comunicando con ella por varios otros puntos, y que finaliza ante un estrecho sumidero a cota -32 m. Además de este nivel inferior la Sala Castrón presenta otras continuidades sólo parcialmente exploradas y todas ellas pendientes de topografía. Así mismo, aquí se sitúa la punta de topo más alejada, a 615 m de la boca.

Han participado en los trabajos de exploración y topografía:
Avelino Alonso-Tejón, Lara Álvarez, Victoria Álvarez, Zaida Álvarez, Javier Andrés, Pablo Ares, Ernesto Carrera, Sergio Estrada, Lolo Gegunde, Javier Gil, María Herrera, Nacho Montero, Julio Montes, Irene Muñiz, Ángel Muñozo, Saúl Pascual, Juan Carlos Riobello, Gonzalo Sánchez, Víctor Sánchez, Beatriz Santa Cruz, Carlos Santos, Pablo Solares, Íñigo Soto, y Laura Zango (por parte de la S.E.B. Escar); Carla Gutiérrez (S.E.B. Escar / G.E. Niphargus); Álvaro De la Fuente (por parte del G.E. Niphargus); Pedro J. Almeida, José Ferreras, Santiago Ferreras, y Susana Gutiérrez (por parte del G.E. Diañu Burlón); Paco Cabal, y Paco Delgado (por parte del G.E. Polifemo). 
El dibujo de la topo y el texto de la presente reseña son de Pablo Solares.

martes, 21 de mayo de 2019

Explorando ando: nuevas cavidades en Onís

¡Aḥayádevos, cueveros!

Nuevo repaso a las últimas exploraciones por Onís. Ningún hallazgo de mucha relevancia, pero no perdemos la esperanza y añadimos varias nuevas cavidades al catálogo de este concejo.




30 de abril: Victoria y el menda nos acercamos a la zona de Alda para explorar algunas de las cavidades localizadas últimamente. Iniciamos el pateo bordeando Ḥou Gallinera, hasta la cueva ON-150, situada en un pequeño jou al norte de Gallinera. Revisamos y croquizamos la cueva, que no da nada de sí, sólo un corto tramo de galería de una decena de metros. Restos de sillares en su boca nos indican que antaño estuvo cerrada, acaso para guardar cabras.


Boca de la ON-150



Desde aquí nos dirigimos hacia el noreste, en busca de la ON-153, un pozo amplio que recordamos con buena pinta. De camino localizamos una nueva cavidad: un torco destrepable de unos 3 m, sin mayor interés; queda como ON-168. Ya en la ON-153 comprobamos que la memoria no nos engaña: se trata de un pozo amplio con poca profundidad, pero que tiene buena pinta. Sin embargo, la existencia de un viejo spit en la cabecera y el no haber oído hablar antes de este pozo, nos hacen sospechar que va a dar poco de sí. Instalamos cuerda y bajamos el pocete, que ya en horizontal prosigue como galería meandriforme. Es curioso que toda esta galería ha sido ampliada a pico hasta darle unas dimensiones homogéneas, y las rocas extraídas fueron armadas en la pequeña sala de la entrada como un amplio muro de piedra seca. No sabemos con qué finalidad, quizás una calicata antigua, o quizás una adecuación no concluida para usar la cavidad para maduración de quesos. Al final de la galería ampliada un paso estrecho conduce a otro corto tramo de cueva que conserva su estado natural, de escasa continuidad. Salimos topografiando: 35 m de desarrollo, con -9 m de profundidad.

Boca de la ON-153

Muros de piedra seca en la base del pozo de entrada, ON-153



Después nos dirigimos al norte, en busca de otras cavidades próximas. Primero revisamos la ON-152 que teníamos anotada como posible desobstrucción. Revisado el lugar, comprobamos que la anotación era en exceso optimista, y que sería una desbostrucción muy laboriosa y de resultado incierto, por lo que tras sacar unas fotos damos la ON-152 por concluida. El lugar, eso sí, es bien curioso y bonito.


ON-152, un curioso lugar

Continuamos en busca de otras dos cavidades muy próximas hacia el norte, la ON-154 y la ON-155 (esta última una torca con buena pinta), pero nos despistamos por el bosquete de avellanos y terminamos en el pozu ON-156/157, que anteriormente denominamos Pozu grande de los Ḥogos y que en lo sucesivo, una vez conocida la denominación tradicional, llamaremos Pozu de la Bolera'l Toral. Ya que estábamos aquí, y que Victoria aún no conocía la cavidad, decidimos entrar y completar la topografía, labor que nos llevaría una hora de trabajo. Existe alguna chimenea que se podría tratar de escalar, pero de momento damos la cavidad por finalizada. La topo se queda en 238 m de desarrollo, con 24 m de desnivel. De momento es la mayor explorada por nosotros en esta zona de Alda (aunque las hay mayores, documentadas por L'Esperteyu Cavernícola Espeleo-Club en décadas previas).


ON-156-157, Pozu de la Bolera'l Toral
Pseudoescorpión Neobisium en la ON-156-157


Con esto dimos la jornada espeleológica por concluida, pero en vez de regresar por la pista nos propusimos prospectar un poco más por la zona. Ya llegando al coche, al oeste y por encima de Ḥou Gallinera, localizamos dos nuevos torcos, que no tienen muy buena pinta y que así, a ojo, no darán más de tres o cuatro metros de profundidad. Quedan como ON-169 y ON-170, y pendientes de revisar y descender.

4 de mayo: Aprovechando un par de horas libres al mediodía, quien suscribe se pegó un pequeño pateo de prospección por la zona entre la pista a Cueva Oscura y Ḥulacienda, localizando algunos torcos nuevos con no muy buena pinta (ON-171, ON-172 y ON-173) y tomando coordenadas de otra cavidad previamente descubierta por Zaida, Lara y Gonzalo (la ON-174).

ON-172

ON-174

5 de mayo: Nuevo pateo de prospección aprovechando un par de horas libres, aunque en esta ocasión con parcos resultados: se ubica una modesta surgencia (ON-176) y su correspondiente sumidero (ON-177), ambos impenetrables, en una dolina al sur de Ḥou Gallinera.

8 de mayo: Este día había quedado con Javi Martín, de L'Esperteyu C.E.C., para ir a mirar alguno de los pozos pendientes por Alda. No nos conocíamos en persona, aunque habíamos hablado por teléfono en un par de ocasiones. Quedamos en el camping de Avín, y tras las presentaciones nos encaminamos a Alda. El primer objetivo de la jornada era el pozo ON-149, ya explorado hace un par de años pero pendiente de topo. Consta de un pozo simple de 8 m. En la base una grieta colmatada con bloques parece conducir a un pozo estrecho paralelo. No hay corriente de aire, pero nos entretuvimos un rato en retirar piedras hasta franquear el paso. Sin embargo el pozo paralelo finalmente no era tal.

Pozu ON-149


Nos dirigimos después a revisar el ON-154, pocete colmatado que no da nada de sí. Y de este a la ON-155, última cavidad que nos quedaba por explorar en este sector y que -esta sí- tenía buena pinta. El pozo es de boca estrecha, pero amplía paulatinamente hasta alcanzar los 10 m de profundidad, donde forma una pequeña sala que comunica con otra chimenea paralela, colmatada hacia arriba por grandes bloques encajados. Un pequeño sumidero cercano en la misma dolina, comunica a través de una gatera con el pozo principal. Topografiamos y desequipamos, dando también aquí el trabajo por concluido.

ON-154


Pozu ON-155


Esta era la última cavidad que teníamos pendiente por la zona, así que decidimos prospectar a lo largo del límite municipal con Cabrales, localizando una boca que por un momento nos hizo albergar alguna esperanza, pero que finalmente no dio nada, la ON-180.

ON-180


Sabía de la existencia de varias cuevas en la finca que ocupa el Ḥou d'Alda, donde existe en la actualidad una plantación de arándanos, pero tenía pendiente hablar antes con el propietario de la misma. Sin embargo nos decidimos a prospectar la ladera meridional del jou por encima de esta finca, área de lapiaz poblada de avellanos y matorral. En ello estábamos cuando dio con nosotros un paisano de la zona, que se interesó por qué andábamos buscando. Resultó ser el propietario de la finca mencionada, Félix, y pasaríamos el resto de la jornada con él. Lo cierto es que al principio de nuestro encuentro se quejó del poco respeto de muchos de los visitantes, y especialmente de algunas empresas de Turismo Activo, por las cuevas de la zona, que según él han sufrido importantes daños y expolios, y del igualmente poco respeto por la propiedad privada. Finalmente acabamos hablando de lo divino y lo humano, arreglando el país como se suele decir. Nos mostró las dos principales cuevas de la zona, ubicadas en su propiedad (la Cueva las Vacas, y la Cueva los Quesos, esta última ya topografiada décadas atrás por L'Esperteyu C.E.C.). Recorrimos con él ambas cuevas, y en la segunda de ellas instalamos un pozo, que una vez descendido muestra continuidad con un meandrito que nos dejó ante una segunda vertical. Además Félix nos indicó la existencia de otras cavidades de la zona, y nos aclaró la toponimia de la ON-156-157 (Pozu de la Bolera'l Toral como ya se indicó más arriba). Tras solicitar su permiso para regresar a topografiar estas cuevas, nos despedimos de Félix y dimos la jornada por concluida, regresando al Colláu'l Pandal donde teníamos el coche. De regreso en el camping, tomamos una cerveza para finalizar un entretenido día de espeleo.

Y esto es todo por el momento. Seguiremos informando. Las fotos que ilustran esta entrada son de Victoria Álvarez y del autor del texto. Reiterar nuestro agradecimiento a Félix Manuel González por su amabilidad y la información aportada.

¡Saludos soterraños!